¿Nuevo estilo de crianza o una vuelta a los orígenes?

Es bastante usual que nuestras madres o abuelas se sorprendan por el nuevo estilo de crianza que viene siendo tendencia. Porteo con fulares o mochilas ergonómicas, lactancia materna a demanda, BLW, metodo de crianza respetuoso estilo montessori. Todo esto les suena extraño porque ellas lo hacían todo diferente.

Sin embargo, si investigamos un poco, no es una nueva tendencia, si no una vuelta al origen. Probablemente sus madres o abuelas las llevaban a trabajar al campo metidas en una cesta o atadas con pañuelos al cuerpo. Muchas de las “novedades” en los métodos de crianza, no son más que una vuelta a lo tradicional.

Métodos de crianza obsoletos

Seguramente habrás escuchado mil y una vez Frases del tipo:

  • “No lo cojas tanto en brazos que se va a acostumbrar”.
  • “No lo dejes dormir contigo o no querrá dormir sólo”.
  • “La teta hay que darla cada 3 horas, el niño no puede estar todo el día enganchado, porque se envicia”.
  • “A los niños hay que darles un poquito de agua o manzanilla, no solo teta”
  • “El chupete hay que dárselo para que se entretenga y solo pida cuando tiene hambre”.
  • “Con 6 meses es demasiado pequeño para comer trozos”.

Probablemente habrás oído estas y muchas más, en contra de los “nuevos” métodos de crianza. Todos ellos provienen de teorías obsoletas que se recomendaban, sobre todo en los años 70 y 80. La mayoría de estas teorías se ha demostrado que son ineficaces, que realmente no estaban basadas en estudios fiables.

El porteo, el colecho y la independencia

 

Para fomentar la independencia de los niños se les forzaba a estar en el carro, o en la cuna, aunque lloraran. Se enviaban pronto a dormir a su cuarto y ni se sabía qué era el colecho. Porque se suponía que estar apartados de su madre reforzaba su independencia. Sin embargo, es justo al revés, el porteo refuerza su sensación de seguridad y les hace ver el mundo desde tu altura, no desde una posición inferior. El colecho les ayuda con su miedo a la oscuridad y a la soledad. Es por esto que se hacen bebés más seguros y más independientes en el futuro.

Mitos sobre la lactancia y BLW

Los pediatras recomendaban que los niños comieran cada 3 horas para dejar tiempo a digerir la leche. En los años 70-80 se recomendaba más la leche de fórmula, por lo que se aplicaba la misma pauta indiscriminadamente.

No se tenía en cuenta que la leche materna es mucho más fácil de digerir por el bebé, ni los anticuerpos que contiene. Al contrario que la leche de fórmula, que siempre se fabrica a partir de leche de otro animal, por lo que el estómago del bebé, debe acostumbrarse a ella.

También era costumbre darles manzanilla cuando tenían gases. Pero no es recomendable darles infusiones ni miel. Esto es debido al riesgo de infección por la bacteria que provoca el botulismo, a la cual se inmunizan a partir del año. Ahora existen preparados específicos para bebés, aunque tienen un alto contenido en azúcares.

El chupete, no es recomendable hasta que no se haya asentado la lactancia. Podría interferir confundiendo al bebé a la hora de reconocer el pezón y dificultar que aprenda a ejecutar un buen agarre.

El BLW es un método de alimentación complementaria. Consiste en dar a probar los alimentos al bebé, aunque su alimento principal sigue siendo la leche. Lo recomendable es dar trozos que ellos puedan chupar o morder. Tienen que aprender a masticar y tragar, por sí mismos. Basta con que cuides de que no se atragante,  no le dejes comiendo solo o utiliza los artículos que hay en el mercado para evitar atragantamientos. Recuerda siempre que la pauta en su alimentación debes marcarla bajo el consejo de tu pediatra, que es quien sabe en qué punto de su desarrollo está tu hijo.

Vuelta a los orígenes

Todos estos métodos que van en contra de las corrientes de generaciones anteriores, son en realidad más antiguos que los métodos recomendados en esa época. El porteo ha sido un método de transporte del bebé que ya se refleja en jeroglíficos del antiguo Egipto. Ha existido siempre. Ahora tenemos más nociones de anatomía y del desarrollo musculoesquelético, es cuando tenemos diseños más eficientes.

No hace falta que hablemos de la antigüedad de la lactancia materna, por razones obvias. Sin embargo, sí destacaremos la evidencia de que es dudoso que existieran batidoras o robots de cocina, hace tan siquiera dos siglos. No es posible que pudieran triturar la comida y hacer los purés que ahora se venden en cualquier tienda o farmacia. Es más lógico pensar que nuestras bisabuelas e incluso nuestras abuelas, dieran la comida a trozos a sus bebés, o ligeramente machacada.

Todos estos métodos de crianza, además de muchos otros, han sido desarrollados a través del estudio de nuestro comportamiento. Es lógico pues pensar, que si algo ha funcionado durante tantos años e incluso siglos y aún hoy sigue resultando beneficioso, no hay motivo para cambiar. A veces, la mejor manera de innovar es volver a los orígenes.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Cuidados, Familia

Madre de una luz inspiradora, futura pedagoga, técnicamente decoradora, eterna escritora en la sombra, artesana, vocalista y compositora, aprendiz de todo, maestra de nada. Apasionada de los animales y de sus beneficios para el desarrollo emocional humano. Enamorada de la luz que existe en las buenas personas, de la educación, de la música y de la vida en general. Positivista in extremis, todo tiene un lado bueno y si no lo tiene, me encargo de crearlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.