Nunca castigues a tu hijo por tener TDAH: reglas para una buena crianza

Ni el TDAH es tu enemigo ni tampoco lo es tu hijo. Tu hijo es un ser bueno cada día, así que deja de buscar culpables. Si tienes un hijo con TDAH existen algunas reglas que debes seguir para que la crianza sea mucho más fácil de lo que te puedes imaginar ahora mismo.

La mayoría de los padres son buenos padres. Pero si tu hijo o hija tiene un trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad, puede que ser ‘buen’ padre o madre no sea suficiente. Para asegurar que tu hijo esté feliz y bien educado ahora y en el futuro ( y para crear un ambiente familiar tranquilo), deberás ser un buen padre o madre.

Afortunadamente, es más fácil de lo que imaginas pasar de ser ‘buen’ a ‘gran’ padre (o madre). Todo lo que necesitas son algunos pequeños cambios en tus estrategias para la crianza de un niño con TDAH  y la forma en que interactuas con tu hijo. No castigues a tu hijo con TDAH, ni su comportamiento impulsivo… Descubre algunas reglas para una buena crianza en los hijos con TDAH.

Acepta que tu hijo (como todos los niños del mundo) también es imperfecto

No es fácil aceptar que hay algo que no es ‘normal’ en tu hijo. Pero un niño que percibe el resentimiento de sus padres (y su pesimismo sobre las perspectivas) es poco probable que desarrolle la autoestima y el espíritu de poder necesario que necesitará para convertirse en un adulto feliz y bien educado.

Para que un niño se sienta aceptado y apoyado, necesita sentir que sus padres confían en sus habilidades. Una vez que los padres aprenden a mirar los dones del TDAH (como una energía excepcional, creatividad y habilidades interpersonales increíbles) podrán ver todo el brillo que existe dentro de su hijo. Muchos padres ven en sus hijos con TDAH grandes posibilidades de futuro gracias a toda la energía extra que tienen y que otros niños más tranquilos no pueden disfrutar.

Ama a tu hijo de forma incondicional y trátale como si ya fuese la persona que te gustaría que fuese. Esto le ayudará  a convertirse ne esa persona.

No crea todas las ‘malas noticias’ sobre tu hijo

No es divertido escuchar a los profesionales de la escuela describir a tu hijo como ‘lento’, ‘desmontivado’ o ‘impulsivo’. Pero no dejes que los comentarios negativos te disuadan de hacer todo lo que esté a tu alcance para defender sus necesidades educativas. Después de todo, los niños con TDAH pueden tener éxito si obtienen la ayuda que necesitan.

Si bien es cierto que la mente de tu hijo funciona de manera diferente, la realidad es que tiene la capacidad de aprender y tener éxito igual que cualquier otro niño. Así como un diabético necesita insulina y un niño asmático necesita ayuda para respirar, un niño con TDAH necesita su ambiente de aprendizaje regulado y adecuado a sus necesidades.

Asegúrate de saber la diferencia entre la disciplina y el castigo

¿Cuántas veces te has quejado con amigos o familiares (o incluso con un terapeuta) sobre el comportamiento de tu hijo? Has gritado, hablado, amenazado, dado tiempo de descanso, llevado juguetes, cancelado salidas, sobornado, suplicado… ¡y nada parece funcionar con el comportamiento de tu hijo! Pero debes cambiar la perspectiva, porque tantos cambios en las consecuencias puede confundir a cualquier niño. Uno de los enfoques más efectivos a la disciplina es la retroalimentación positiva.

Muchos padres usan los términos ‘disciplina’ y ‘castigo’ como si fuesen sinónimos, pero en realidad son términos muy diferentes. La disciplina siempre es preferible porque enseña al niño a comportarse. Incluye una explicación del comportamiento inadecuado y la reorientación a un comportamiento aceptable (junto con el refuerzo positivo cada vez que el niño hace una buena elección de comportamiento). El castigo, por el contrario, usa el miedo y la vergüenza para obligar al niño a comportarse.

El castigo se utiliza de vez en cuando en muchas familias. Sin embargo, nunca debe implicar abuso físico o verbal y debe utilizarse solo como último recurso. Por ejemplo, si tu hijo sigue tirando la cola del gato a pesar de que se le ha repetido y enseñado que no debe hacerlo, el castigo (desde el respeto) puede ser una buena opción.

A menudo, la mejor manera de disciplinar a un niño con TDAH es a través de un simple programa de modificación de conducta: definir metas apropiadas para la edad, alcanzables y luego recompensar sistemáticamente cada pequeño logro hasta que el comportamiento se convierta en un hábito. Al recompensar el comportamiento positivo (en lugar de castigar el comportamiento negativo), estarás ayudando a tu hijo a sentirse exitoso y a aumentar su motivación para hacer lo correcto en la próxima ocasión.

Nunca castigues a un niño por un comportamiento que no puede controlar

Imagínate que le dices a tu hijo que haga la cama y  después te lo encuentras minutos más tarde acostado en ella jugando a las cartas. ¿Qué tienes que hacer? ¿Gritarle y decirle lo holgazán que es? De eso nada. En muchos casos, un niño con TDAH no obedece no porque sea desafiante, sino simplemente porque se distrae de la tarea a realizar (en este caso, hacer la cama). La distracción es un síntoma común del TDAH y es algo que puede ser incapaz de controlar. Cuando se castiga repetidamente a un niño por una conducta que no puede controlar, lo estarás frustrando y su deseo de complacer se evaporará ya que pensará que no merece la pena esforzarse y además puede que la relación entre padres e hijos se vea resentida.

El mejor enfoque en situaciones como esta podría ser simplemente recordarle a tu hijo qué es lo que tiene que hacer e incluso ayudarle si es necesario. El castigo tiene sentido si está siendo muy claro que tu hijo está siendo desafiante, por ejemplo si se niega en rotundo a hacer la cama. Pero siempre será adecuado darle una oportunidad.

¿Cuáles son las reglas más importantes en tu hogar sobre la educación y crianza con tu hijo/a con TDAH?


Categorías

Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.