Nunca toleres el mal comportamiento de tus hijos

comportamiento infantil

No, tolerar un mal comportamiento no es tener paciencia, es permitir lo que no debes en cuanto a su conducta.  Paciencia. Sí, la paciencia es una virtud importante para los padres responsables en su caja de herramientas para la crianza de los hijos. Pero lo creas o no, la tolerancia con los niños tiene límites.

No es una calidad 24/7, constante o «imprescindible en todas las situaciones». Las mamás y los papás deben entender que ciertamente hay momentos para ser pacientes con los niños, pero hay otras circunstancias en las que no deberían serlo.

Tener un comportamiento pasivo ante el mal comportamiento solo hará que la situación empeore. Ser un padre pasivo o permisivo no beneficia en absoluto a los hijos. En ocasiones hay que enfrentar la situación y marcar los límites a los hijos con autoridad y disciplina, siempre desde el respeto y el entendimiento mutuo.

Los padres que constantemente miran para otro lado desde el mal comportamiento del niño y finalmente intervienen con la conversación, el razonamiento y la súplica, le están haciendo un gran daño al niño. El mal comportamiento continúa y en poco tiempo otros niños no pueden soportar estar cerca del pequeño demonio.

¿Cuándo deben los padres quitarse el sombrero de paciencia e intervenir rápidamente? Solo busca el mal comportamiento, las solicitudes exigentes, la jefatura y, en general, ser un amigo podrido para los demás. Tú como padre no debes tolerar tales comportamientos inadecuados y hablar pacientemente con tu hijo. Actúa rápida y firmemente. Y nunca, nunca confundas la paciencia con mirar hacia otro lado mientras tu hijo se comporta mal.

¿La otra cara? Las mamás y los papás deben ser pacientes cuando escuchan a sus hijos hablar sobre eventos en sus vidas, problemas o situaciones en las que la orientación y la resolución de problemas es la ocasión. Sin embargo, permite compartir una observación: Muchos padres que «pacientemente» toleran el mal comportamiento y son totalmente ajenos a lo que su hijo debe o no deben hacer son bastante impacientes cuando su hijo necesita un oído que escuche. Veráss, estos padres se lanzan de inmediato para resolver el problema de sus hijos. Por lo tanto, sea el padre paciente, pero solo de esa manera beneficiará a tus hijos… notarás la diferencia.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.