La obesidad infantil, un mal del siglo XXI

Uno de los grandes males del siglo XXI es la obesidad. En concreto la obesidad infantil es un problema de salud pública que preocupa y mucho a todos los responsables de la sanidad a nivel mundial.

Aunque se asocia la obesidad infantil con los países mas desarrollados, realmente es un problema mundial. Cada vez afecta mas a países en desarrollo, sobre todo en zonas urbanas.

Ser obeso en la infancia hace que se tengan muchas posibilidades de seguir siendo obeso al llegar a la edad adulta. Esto supone un riesgo importante de padecer enfermedades como la diabetes, la hipertensión o los problemas cardiovasculares de forma mas precoz.

El tema es tan preocupante que la OMS cuenta con una comisión para acabar con la obesidad infantil, que en 2016 publicó un informe al respecto, con las líneas básicas de actuación para intentar eliminar este grave problema.

ver-tele

¿Cuáles son las causas?

El aumento de las cifras de obesidad infantil a nivel mundial se debe, fundamentalmente, a los cambios sociales que estamos experimentando.

Por un lado estamos cambiando la dieta mediterránea, muy saludable por otra dieta mucho menos sana.

Esta dieta se compone de alimentos hipercalóricos, con abundantes grasas y azúcares, pero muy pobres en nutrientes esenciales, como vitaminas o minerales. La famosa comida rápida o comida basura.

En muchas ocasiones se utilizan la bollería industrial o los snacks como merienda o media mañana para llevar al cole en lugar de fruta o un bocadillo, porque resultan mas cómodos y fáciles para nuestros hijos.

La falta de tiempo o los bajos precios hacen que los alimentos precocinados o las cadenas de comida rápida hayan ganado peso frente a la cocina tradicional.

Por otra parte cada vez realizamos menos ejercicio físico. Los niños, en concreto, tienen muchas actividades de ocio totalmente sedentarias y cada vez son mas adictos a las nuevas tecnologías.

De forma que después de todas las horas que pasan en el cole y las actividades extraescolares, muchas veces, en lugar de ir a jugar al parque se quedan en casa viendo la tele o jugando a cualquier videojuego.

tecnologia

¿Se puede solucionar?

La OMS aconseja acciones a nivel gubernamental para intentar frenar el problema.

Entre todas las recomendaciones que da a los gobiernos se incluyen acciones que van desde la promoción de la lactancia materna, hasta el control de los alimentos que se ofrecen en los entornos escolares. E incluso recomienda impuestos especiales para ciertas bebidas.

Y en casa ¿podemos hacer algo?

¡Claro que sí! La responsabilidad de que nuestros hijos se alimenten bien es siempre de nosotros, sus padres.

Es muy importante que eduquemos a nuestros hijos en hábitos saludables. No solo en cuanto a la alimentación, también en cuanto a que los animemos a ser activos, evitar el sedentarismo es un eslabón mas de la cadena.

Alimentación

Realizar 5 comidas al día es fundamental para mantener estables los niveles de azúcar e insulina en sangre. Tres comidas principales y dos tentempiés.

No te saltes el desayuno. Es la comida mas importante del día también para nuestros hijos. Empezar el día con un buen desayuno a base de fruta, lácteos e hidratos de carbono le asegura la energía necesaria para afrontar una dura mañana de colegio.

A media mañana y para merendar fruta o un bocadillo con pan normal( el pan de molde tiene mucho mas azúcar de lo que parece) es perfecto para mantener ese nivel de energía que ellos necesitan.

Si nuestros hijos comen en casa no abuses de las pastas o el arroz. Aunque son comidas que los suelen gustar mucho no deben ser la única opción. Legumbres, verduras y comidas “de cuchara” son imprescindibles.

Los niños tienen que cenar. Pero no todo vale. La cena es un buen momento para ofrecerles sopas o cremas de verduras caseras, pescado, huevos…

dieta-sana

Como elaborar la comida

Procura cocinar a la plancha, al vapor o asado en su jugo. Evita los fritos o rebozados. Aunque nos sacan de muchos apuros, mejor tomarlos de vez en cuando.

Si se quedan en el comedor del cole pide el menú semanal. Vigila que lo que comen esté adecuado a su edad y procura completar la dieta con los productos que menos les ofrezcan, como el pescado, en la cena o los fines de semana.

Procura que los cereales que les ofrezcas sean integrales y puedes ofrecerles frutos secos, como avellanas, nueces o almendras en pequeñas cantidades. Son una buena fuente de Omegas 3 y 6. En pequeñas cantidades no engordan y el aporte de ácidos grasos esenciales es muy beneficioso.

Evita las grasas trans o “malas” que se encuentran en los alimentos precocinados y en la comida rápida.

Disminuye la cantidad de azúcar, evita bebidas azucaradas o gaseosas.

Hábitos en la mesa

Hacer las comidas en familia, con la tecnología lo mas lejos posible. Nada de ver la tele a la vez que se come o consultar el móvil a todas horas. Mejor hablar y contarnos todo lo acontecido en el día.

Explícalos la importancia de una buena alimentación. Es importante que aprendan a sustituir los alimentos insanos por otros sanos. Vencer la tentación es algo que los adultos les debemos enseñar.

Ajusta las raciones a las necesidades de cada comensal.

Deja que se den un capricho de vez en cuando. No es prohibir totalmente las chucherías o una pizza, es conseguir que estas sean algo puntual y no habitual.

deporte-infantil

Ejercicio

La OMS es bastante clara en esto. Recomienda que los niños sean activos y realicen ejercicio a diario.

No hace falta que los apuntes a un gimnasio. Ir al cole andando, subir las escaleras o ir al parque después del cole son actividades que los mantendrán activos y mucho mas sanos.

Si son mas mayores pueden realizar alguna actividad física organizada. Algún deporte, baile o cualquier actividad que haga que se motiven y entiendan el ejercicio físico como parte de su vida.

Disminuye las actividades de ocio sedentario lo mas posible. Las videoconsolas, la televisión o internet en dosis pequeñas.

juegos

 

Y recuerda, tu eres el mejor ejemplo para tus hijos.

Haz que tu familia sea una familia activa. Busca tiempo para hacer paseos en familia o participar juntos en juegos o actividades activas, en casa o al aire libre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *