Objetivo: erradicar la violencia contra las mujeres

Violencia contra las mujeres

Tres días hace que los cuerpos de Marina y Laura aparecieron sin vida, había sido ASESINADAS, y ya van 27 según los datos oficiales publicados en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; aunque a esa cuenta se deben sumar cuatro casos más pendientes aún de investigación. ¿Qué más da las que sean? no tenemos por qué tolerar la violencia machista contra mujeres (y en ocasiones contra los hijos de estas), CERO víctimas, a eso deberíamos aspirar.

Pero no sólo a eso, sino a que a que dejen de cosificarnos, de menospreciarnos, de reírse de nuestros derechos. Fuimos niñas y ahora somos mujeres; fuimos niñas pero en ocasiones aún tenemos miedo… Miedo por que han dado en las noticias que las chicas han desaparecido, miedo por que tu hija se va haciendo mayor, miedo por esos compañeros de tu hijo a los que les has oído decir a una niña “cállate la boca puta”. Miedo y frustración porque quieres aportar tu granito de arena pero ¿por dónde empiezas? Empiezas por sacudirte el miedo de encima, porque somos adultos y en este tema tenemos más responsabilidad de la que creemos.

¡Hay tantísima gente que derrama la lagrimita cuando dan la noticia en la tele, y después se olvida! ¿pero a qué estamos jugando? ¿es que estános cómodos con la perpetuación de este sistema? Ya sé lo que pasa: inicialmente nos duele, pero siempre hay quien encuentra justificación culpando a las víctimas por alguna absurda razón, y nos vamos olvidando de que son VÍCTIMAS. Sin contar con el tratamiento de los medios de información: como bien dice Noemí Hervada “no son encontradas muertas, por que nos están asesinando”.

Y hablando de dejar que todo siga como está, a eso voy: quien más quien menos tiene hijas o hijos, sobrinas o sobrinos, nietas o nietos, alumnas o alumnos; todas ellas y todos ellos personas que están formándose y que gestionarán la sociedad futura en la que serán adultos, tomarán decisiones importantes para los demás, tendrán responsabilidades. ¿Cómo erradicamos la violencia si no empezamos por ellos? ¿cómo les enseñamos la cultura de la no violencia si no atendemos sus necesidades, si les falta amor? ¿cómo no van algunos a convertirse en machistas si oyen a su padre hablar acerca de “lo cortas que llevan las faldas esas chicas, hay que ver, qué pretenderán…”?

De nada servirán los esfuerzos realizados en épocas pasadas para que las mujeres accedan a formación, si los niños y las niñas no aprenden a respetarse tal y como son; si no interiorizan que los derechos más importantes son los individuales, y que nadie es dueño de los pensamientos y actos de otras personas. Os doy un ejemplo concreto: si la niña crece con miedo, potencialmente podría ser víctima en algún momento; si la niña crece sabiendo que puede autoafirmarse y decidir, será fuerte emocionalmente y sabrá rodearse de personas que la aceptan y respetan como es.

Desgraciadamente en el tema que nos ocupa no vamos a solucionarlo todo mediante la prevención de la violencia. Es necesario, como lo es que la violencia de género, la violencia machista, la violencia contra mujeres y niños, la violencia del patriarcado (si aceptáis el término), sea considerada un tema político prioritario, un problema de Estado. Por eso HOY también nos tenemos que ocupar de otras mujeres que están en riesgo, que no saben a quién acudir, que lo saben pero tienen miedo, que se sienten inseguras por ser económicamente dependientes, que no dan el paso porque también son madres.

¿El sistema protege y ayuda de verdad a estas mujeres? ¿ves por algún lado esfuerzos por erradicar la violencia desde la raíz? si la respuesta es NO (o NO SIEMPRE), lo correcto sería que pasáramos a a acción más allá de las quejas y los lamentos; y te aseguro que puedes hacer mucho más de lo que crees.


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *