Onfalitis: ¿Cómo saber si el cordón umbilical está infectado?

onfalitis, cordón umbilical infectado

La infección del cordón umbilical, también llamada granuloma, hongo umbilical o onfalitis es una inflamación crónica del ombligo (onphalon), de la que sale material purulento, a menudo maloliente.

La onfalitis recurrente se documenta principalmente en lactantes y niños; sin embargo, la inflamación umbilical en ocasiones también puede afectar a los adultos.

¿Cómo podemos detectar la onfalitis?

Es una condición patológica bastante rara en los países industrializados; sin embargo, en áreas menos desarrolladas donde el acceso a medicamentos no está garantizado, la onfalitis sigue siendo una causa común de mortalidad neonatal.

La onfalitis comienza con síntomas muy similares a los de celulitis infecciosa (enrojecimiento, dolor limitado, hinchazón), por lo que no es raro que se confundan las dos afecciones.

Causas de la infección del cordón umbilical

La causa de la onfalitis a menudo radica en una infección bacteriana, por lo que la terapia con antibióticos es el tratamiento de elección.

Se estima que el 70-75% de las onfalitis se deben a infecciones polimicrobianas. Los patógenos más implicados en la etiopatogenia son:

  • Staphylococcus aureus (Gram +)
  • Estreptococo beta hemolítico del grupo A, como Streptococcus pyogenes (Gram +)
  • Escherichia coli (Gram -)
  • Klebsiella pneumoniae (Gram -)
  • Proteus mirabilis (Gram-)

Los pacientes con mayor riesgo de onfalitis son los recién nacidos (especialmente los bebés prematuros), los pacientes hospitalizados sometidos a procedimientos invasivos y los inmunocomprometidos.

La sepsis y la neumonía también son factores predisponentes para la onfalitis. En el recién nacido, la caída del cordón umbilical provoca una pequeña herida granulosa: esta llaga es una posible puerta de entrada de bacterias (onfalitis).

Síntomas de la onfalitis

Los síntomas recurrentes son: secreción maloliente de pus del ombligo, eritema, edema , dolor a la presión y dolor limitado. Los bebés afectados a menudo experimentan fiebre, hipotensión, taquicardia e ictericia. Entre lascomplicaciones raras no debemos olvidar la sepsis, la embolización séptica y la muerte.

En la mayoría de los casos, la onfalitis resulta ser una inflamación umbilical banal, que puede resolverse pronto con aplicación tópica y/o administración parenteral de antibióticos específicos.

Los síntomas más comunes se enumeran a continuación:

  • Secreción purulenta y maloliente del ombligo (siempre presente)
  • Eritema periumbilical
  • Edema
  • Dolor a la presión
  • Dolor/ardor limitado

Complicaciones (rara vez ocurren)

Cuando no se trata adecuadamente, el cuadro sintomático de la onfalitis puede complicarse: en este caso, el paciente puede observar equimosis, petequias, lesiones cutáneas ampollosas y aspecto de piel de naranja cerca del ombligo. Los síntomas anteriores son predictores de complicaciones y sugieren la participación de múltiples patógenos en la infección.

En algunos casos esporádicos, el cuadro clínico del paciente puede precipitarse: la infección umbilical puede extenderse hasta involucrar toda la pared abdominal.

Entre otras complicaciones también mencionamos la mionecrosis, sepsis, embolización séptica y muerte.

En caso de complicaciones por onfalitis, a menudo se observa la concomitancia de varios síntomas en el paciente afectado:

  • temperatura corporal alterada (fiebre/ hipotermia)
  • trastornos respiratorios (apnea, taquipnea, hipoxemia, etc.)
  • trastornos gastrointestinales (por ejemplo, distensión abdominal)
  • alteraciones neurológicas (irritabilidad, hipo/hipertonía, etc.)
  • somnolencia
  • trastornos cardiovasculares (por ejemplo, taquicardia, hipotensión, etc.)

Diagnósticos y terapias

El diagnóstico de la onfalitis es clínico y consiste en la observación médica del muñón umbilical (en el recién nacido). La valoración diagnóstica se obtiene mediante análisis de sangre y una biopsia de una muestra.

Ante la sospecha de onfalitis, se debe hacer un diagnóstico diferencial con las fístulas umbilicales congénitas, también asociadas a secreción purulenta del ombligo.

El tratamiento de elección es la administración de antibióticos; posiblemente se asocie una terapia de apoyo para hacer frente a los síntomas secundarios. Solo pueden ser prescritos por médicos.

Las penicilinas están especialmente indicadas para el tratamiento de la onfalitis leve causada por Staphylococcus aureus, mientras que los aminoglucósidos son la terapia de elección para las infecciones por gram negativos.

Para infecciones invasivas, especialmente por anaerobios, se recomienda combinar múltiples antibióticos, incluido el metronidazol.

El tratamiento antibiótico de la onfalitis en el recién nacido debe durar aproximadamente de 10 a 15 días, según la naturaleza y la gravedad de la infección.

Prevención de la infección del cordón umbilical

Para la prevención de la onfalitis en el recién nacido, se recomienda aplicar sustancias antisépticas: antibióticos a base de bacitracina o sulfadiazina de plata directamente sobre el muñón umbilical.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)