Oversharing y derecho de los hijos a la protección de su privacidad

oversharing

Con la llegada de las redes sociales a nuestras vidas ya hace unos años, cada vez son más las personas que se suman a los millones que tienen un perfil en cualquiera de las redes sociales con más nombre en la actualidad como Facebook, Instagram o Twitter. Siendo Facebook la más grande debido a la facilidad de interacción con los amigos, familiares y el poder conectar con cualquier persona del mundo. Pero, ¿sabes lo que es el oversharing?

El oversharing tiene que ver con los padres que suben las fotografías de sus hijos a las redes sociales de forma abusiva. Aquellas mamás que empiezan subiendo las fotografías de su ecografías, de los niños jugando en el baño o jugando en el parque. Pero, ¿dónde está el límite? ¿Qué hay de malo en ello?

El problema llega cuando los padres tienen una obsesión por recibir comentarios y “me gustas” en las fotografías y vídeos de sus hijos. Y es que muchos padres ansiosos de tener buenos comentarios en las fotografías de sus hijos, no se dan cuenta que lo que hacen es subir fotografías de sus hijos sin que éstos les den el consentimiento y tampoco piensan las posibles consecuencias que puede tener en el futuro para ellos. Esto es oversharing.

oversharing

La necesidad de mostrar

Esta sociedad actual tan “enganchada” a las redes sociales siente la necesidad de mostrar situaciones familiares a los contactos que tienen en sus redes sociales. Quieren exhibir lo que hacen,  dónde salen… e incluso muestran las situaciones más intimas que no debería conocer otras personas. La intimidad de una familia se puede ver seriamente perjudicada cuando una persona no sabe poner el límite.

Cuando una madre o padre publica una imagen de su hijo en Internet, no se da cuenta de que las imágenes pueden quedar para siempre en Internet y en acceso de todos, algo que podría causar problemas a los niños y niñas en el futuro.

Y es que las madres y los padres que suben imágenes de sus hijos a Internet no piensan que vayan a tener consecuencias negativas, su intención es compartir de una forma amigable con sus familiares y amigos una imagen bonita de sus hijos y esperar comentarios positivos que les hacen sentir bien. Pero estas imágenes de la realidad de las vidas pueden tener malas consecuencias y es necesario evitarlo. ¿Para qué exponerse a problemas cuando pueden evitarse?

La educación a los hijos… y a los padres

Son muchos los padres que de forma incoherente les dice a sus hijos (con sus buenas intenciones) que no suban fotos a Internet, que se hagan los perfiles privados o que no compartan imágenes por Whatsapp con los amigos (porque no te puedes fiar de nadie), cuando después los padres van a hacer exactamente lo mismo.

Es necesario que de igual modo que se quiere conseguir una concienciación por parte de los chicos y chicas, los padres también deberán aprender la parte negativa de subir y compartir fotografías de sus hijos a Internet. En ocasiones es tan fácil como usar el sentido común y pensar que Internet es público y que si no pones las medidas de seguridad adecuadas (y pones en privado tu cuenta), cualquiera (con o sin trastornos mentales), puede acceder a tu cuenta y ver las imágenes que has colgado de tus hijos.

oversharing

También hay que utilizar un poco la empatía y si tienes un hijo adolescente, ¿estás seguro que quieres compartir una imagen comprometida que le pueda hacer pasar vergüenza o que sus iguales se burlen de él? Si quieres colgar una imagen suya en tus redes sociales, primero pregúntale si quiere que lo hagas.

Además, si subes una foto a Internet debes saber que hay personas con malas intenciones que realizan “morphing” que consiste en realizar un montaje de una fotografía y hacer una foto pornográfica. Por eso es importante no colgar fotos de tus hijos, ¡es importante ponérselo difícil a los depravados que se dedican a hacer estas cosas con fotos de niños!

Consejos para tener en cuenta

Es muy importante que las familias tengan en cuenta una serie de medidas para que los niños puedan tener protegida su privacidad y para que los padres no tengan problemas en cuanto a este aspecto. Por ejemplo, sería bueno seguir estos consejos:

  • Poner el perfil de las redes sociales en privado. Pero en privado me refiero a que sólo tus amigos y familiares cercanos puedan ver las imágenes pero que no puedan compartirla. Pero esta medida no es del todo segura porque hoy en día se pueden hacer capturas de pantalla y guardar las imágenes en cualquier dispositivo. Tendrás que configurar tus redes sociales muy bien para que no sea público y que las personas que ven tus imágenes sean las más cercanas a ti.

oversharing

  • Envía la imagen por correo electrónico. Enviar las imágenes por correo electrónico es otra forma segura de compartir las imágenes con tus seres queridos porque sabes que les estarás enviando a ellos. Si publicas las fotografías en el Facebook y tienes 150 contactos la verán todos ellos (a no ser que bloquees), en cambio si lo haces por correo electrónico podrás seleccionar a los contactos de forma específica.
  • Habla con tu pareja antes de subir una fotografía y con tu hijo si tiene capacidad de decisión. Es importante que hables con tu pareja antes de compartir una imagen de vuestro hijo/a en común porque quizá no quiera que lo hagas y tendrás que respetar su decisión. Si tu hijo tiene capacidad de decisión pídele permiso a él / ella.
  • No compartas fotografías comprometidas. Las imágenes que sean privadas o muy íntimas y familiares es mejor que las guardes en tu privacidad y que sólo las enseñes a tus amigos y familiares sin tener que compartirlas.

Recuerda que tus hijos deben estar protegidos ante Internet y todo lo que conlleva, y tú eres su mayor ejemplo para conseguirlo y para que aprenda unos buenos hábitos en cuanto al manejo de las redes sociales. Ahora que ya sabes qué es el oversharing, es mejor que lo tengas en cuenta antes de subir una imagen comprometida a Facebook.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *