Papel del padre en el embarazo, el parto y la crianza

papel del padre en la crianza

Llega el día y nos dan la gran noticia: estás embarazada y entonces ¿qué ocurre? Todo el mundo piensa en la madre ¿Cómo te encuentras? ¿Vas a seguir trabajando? ¿Le llevarás a la guardería? Pero ¿Qué pasa con el padre? Evidentemente hay muchas facetas del embarazo que solo serán vividas por la madre, pero el papel del padre es fundamental, no sólo en el embarazo, también en el parto, la lactancia y la crianza en general…

Durante el embarazo

Es importante que el padre acuda a las consultas o al menos a las ecografías, así conocerás a tu bebé y vivirás en primera persona lo que va pasando.
Y por supuesto, acude a los cursos de preparación maternal, necesitas estar informado, igual que lo tiene que estar la mamá, de poco sirve que ella esté informada y tranquila si tu no lo estás y todo lo que pasa en el embarazo te parece anormal o extraordinario.
También es importante que, igual que la madre tiene que cuidarse, te cuides, si aún no has dejado de fumar este es un buen momento, la mamá te agradecerá este detalle, si ella fuma le será mas fácil ir dejándolo y sino evitarás que ella y mas tarde tu hijo respiren tu humo.
Por otra parte, si acompañas a la mamá a hacer ejercicio y cuidas tu alimentación le resultará mucho mas fácil hacerlo a ella.
No te quedes a un lado cuando empecéis a hacer las compras para el bebé, involúcrate en la decoración de su habitación o en la elección de sus juguetes. Y en cuanto llegue el momento de realizar el masaje del periné una buena idea es que ayudes a la mamá, posiblemente ella esté ya voluminosa y apenas consiga realizarlo.

En el parto

Las matronas sabemos muy bien que una mujer acompañada en el parto por su pareja, cuando éste está bien informado, es una mujer que afronta el parto con mucha mas confianza y tranquilidad. Podrás colaborar tranquilizándola, dando masaje cuando lo necesite o ayudándola a poner en práctica todo lo aprendido en los cursos de educación maternal.

De vuelta a casa

Y después del parto tenemos la suerte de contar con unos días de baja por paternidad (todavía son pocos, pero confiemos en que en un futuro aumenten). Es un momento muy delicado, la mamá no se encontrará del todo bien, ni anímica ni físicamente y tu ayuda va a ser fundamental para su recuperación, posiblemente cuente contigo para casi todo, ella tiene bastante con la lactancia, que los primeros días es todo un reto.
Una vez pasadas las primeras semanas las cosas se van calmando, pero no por ello deja de ser importante el papel del padre, la crianza es cosa de dos y el bebé necesita sentirse querido y cuidado por ambos.


Categorías

Consejos, Varios

Nati Garcia

Soy matrona, madre y desde hace un tiempo escribo un blog. Me preocupan mucho todo lo relacionado con la maternidad, la crianza y el crecimiento... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *