¿Conoces el papel de la oxitocina y otras hormonas del embarazo, parto y lactancia?

En el embarazo los cambios físicos que experimenta una mujer son visibles. Y aunque el cuerpo cambie mucho para dejar lugar al útero que alberga la vida de su bebé más lo hacen las hormonas que regulan su organismo. No solo durante todo el embarazo las hormonas varían; algunas aumentan su concentración, otras la disminuyen. ¡Otras incluso aparecen sin haber sido nunca secretadas por el cuerpo! Y es que también durante la lactancia, la mujer experimenta un sinfín de cambios hormonales que le ayudarán a alimentar a su pequeño bebé.

El parto se describe como una explosión química de amor y felicidad. Está demostrado que, a menos que haya algún problema, la mujer alcanza el pico más alto de oxitocina en el momento del nacimiento de su bebé. Pero si no sabes lo que es la oxitocina y te interesa saber más sobre las hormonas del parto y la lactancia, quédate por aquí:

Aunque todas las hormonas estén divididas en las distintas etapas de un embarazo, no quiere decir que en las otras no estén presentes. En determinados casos algunas tienen más predominancia o importancia que las otras:

Hormonas en el embarazo

Gonadotropina coriónica humana

Comencemos por el principio. Esta hormona es la primera que dará pista de tu embarazo. Es la hormona que se detecta en los test de embarazo de farmacia. Se mantiene durante casi todo el primer trimestre para regular el embarazo. Su función es la de proteger al bebé, regulando así las demás hormonas femeninas. Causa las nauseas propias del primer trimestre de embarazo, otro método de protección que tiene el cuerpo ante los posibles olores o sabores “peligrosos”.

Una vez que la placenta comience a fabricar sus propias hormonas, la gonadotropina coriónica humana habrá cumplido su papel y disminuirá su concentración hasta incluso llegar a ser indetectable en la orina.

Progesterona

Es la hormona encargada de ayudar a nuestro embrión a acomodarse en las paredes uterinas. En muchas ocasiones se receta cuando hay un embarazo con riesgo de aborto, ya que ayuda a que el endometrio se ponga gordito para anidar al embrión correctamente. Tiene muchas funciones, y otra de las más importantes es que hace que el sistema defensivo de la mujer detecte al feto como propio. Si no funcionase de este modo, las defensas rechazarían al feto una y otra vez, por lo que su baja concentración es una de las causas del aborto espontaneo. Otras de sus funciones ” positivas ” son: relajar la musculatura uterina para evitar contracciones, reforzar el tapón mucoso y ayudar a la placenta a funcionar correctamente.

Pero también es la encargada de algunos de los problemas más típicos del embarazo como puede ser: estreñimiento, varices, hemorroides, cefaeas, sofocos… Lo bueno es que al final del embarazo su concentración disminuye, haciendo que mejoren mucho de estos síntomas. Al ser una de las hormonas encargadas también de la libido femenina, es normal que en último trimestre notes sequedad vaginal y no tengas ganas de mantener relaciones sexuales.

Estrógenos

Su concentración va a depender siempre de la concentración de la progesterona. Es la encargada de regular la progesterona y de ayudar al correcto desarrollo de la placenta. Muy importante para la maduración de los órganos del bebé. También importante para la diferenciación de sus órganos sexuales. Su aumento puede causar algunas molestias como dolor en los pechos, pigmentación de la piel o ganancia de peso, pero es la hormona “embellecedora” por naturaleza. Junto con la progesterona están implicadas en el inicio del parto.

También favorece la lactancia al contribuir en el desarrollo mamario durante el embarazo. Aunque durante la lactancia, ni los estrógenos ni la progesterona estarán presentes en altas cantidades en el cuerpo de la madre ya que estarán silenciados por la prolactina. Esto puede causar una especie de “menopausia” temporal en las madres, sobretodo en aquellas que la menstruación tarde mucho en llegar tras el parto.

La lactancia materna actúa como anticonceptivo haciendo que la mujer no ovule. Se favorece cuando la lactancia materna es a demanda y el bebé no pasa largos periodos de tiempo sin mamar. No obstante, y aunque se diga que sirve de anticonceptivo, es mejor prevenir si no que quiere tener otro bebé tan pronto.

Hormonas en el parto

Oxitocina

La hormona del amor. Está presente en los momentos de mayor satisfacción de nuestra vida como cuando nos enamoramos, tenemos relaciones sexuales placenteras y durante el embarazo. Se mantiene estable gracias a la ayuda de la progesterona hasta el momento en el que se inicia el parto. A medida que el parto va avanzando, su concentración aumenta. Ayuda a que las contracciones del útero sean efectivas para la dilatación del cuello uterino.

El pico más alto se alcanza en el momento en el que la mujer ve al bebé. Sentirá amor incondicional al momento por su recién nacido (suele ser la norma general, mejor no mencionar casos aislados…). Su cuerpo estará preparado para alimentar a su cría ya que ayuda a la salida de leche (calostro al principio). Es importante que sus niveles sean elevados al finalizar al parto ya que formará un “globo” de seguridad en el útero una vez que el bebé haya nacido. Esto es importante para prevenir hemorragias y para que el útero vuelva a su tamaño natural.

Cuando en el parto las contracciones no son suficientes para la dilatación, los sanitarios administran oxitocina sintética. Hay estudios que dicen que es perjudicial para el bebé el altas cantidades y que al favorecer contracciones de útero fuertes, aumenta el estrés sufrido en el parto por el recién nacido.

Adrenalina

Los subidones de adrenalina son geniales cuando nos montamos en montañas rusas, pero no en medio de un parto. Es la andrógena de la oxitocina. Hormona encargada de los estados de alerta para intuir cualquier peligro. Muchos animales en la naturaleza sufren abortos en el momento que ven algún peligro, es por eso por lo que durante el embarazo debemos de mantenerla lo más alejada de nuestro organismo. Es perjudicial para el bebé intrauterino.

Días antes del parto el bebé recibirá dosis de adrenalina. Le ayudarán a aguantar el proceso del parto y a estar alerta las primeras 24 horas. Es normal que un día después del parto el bebé esté somnoliento debido al bajón de adrenalina que experimentará. Durante el parto es importante que la mujer esté en un entorno tranquilo ya que el aumento de esta hormona puede inhibir a la oxitocina y ralentizar o parar el parto.

Así que si los familiares de una futura mamá están leyendo esto, recordad: a menos que ella os lo pida, dejadla sola en el momento de la dilatación. Un ambiente relajante con música suave, olores agradables y luz baja favorecerá la dilatación. Y siendo ésto un hecho científico, es una lástima que tan pocos hospitales tengan salas exclusivas para una dilatación tranquila y solitaria.

Endorfinas

Son las encargadas de la anestesia natural en el posparto. Comienzan a segregarse al inicio del parto y aumentan a medida que el nacimiento se va acercando. Alteran la sensación del dolor, es por ello por lo que muchas mujeres describen su dolor de parto como algo satisfactorio. Junto con la oxitocina es la encargada del enamoramiento del bebé una vez ha nacido. Y al igual que con la oxitocina, es importante relajarse para favorecer su aumento. El uso de la epidural detiene la producción de la endorfinas por lo que hay que pensarse muy bien el uso de este analgésico.

Hormonas en la lactancia

Prolactina

Su función es la de producir leche una vez ha finalizado el parto. Durante el embarazo esta hormona no estaba presente ya que estaba inhibida por la accion de los estrogenos y de la progesterona. La expulsión de la placenta inicia el aumento de la prolactina, manteniéndose en niveles muy elevados los primeros meses de vida del recién nacido. La subida de la leche se produce de manera distinta en cada mujer; normalmente sube 3 días después de expulsar la placenta. Hay casos en los que ha subido el primer día y otros casos en los que ha tardado más de 4 días.

Pero uno de los factores más importantes que marcan la subida de la leche es la frecuencia con la que mame el bebé. Cuanto más esté en el pecho, más se favorecerá la subida de la prolactina. Así la leche llegará antes (nada de poner al bebé cada 3 horas 10 minutos en cada pecho). El lugar del recién nacido es sobre el pecho de la madre; nada de cunas, nidos o brazos ajenos. En el pecho de su madre tendrá todo lo que necesita; calor y comida a libre disposición.

Otras de las hormonas presentes en la lactancia es la oxitocina. A evitar, como en el parto, está la adrenalina ya que un subidón de esta puede provocar que la leche se deje de salir por el pezón. Esto sucede también con los animales. Cuando la madre de una cría percibe un peligro, la leche deja de salir por los pezones para no dejar rastros de olor en el caso de tener que escapar.

Un volcán en erupción de hormonas esto de ser madre, ¿verdad?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Embarazo, Salud

Madre en prácticas, Youtuber a ratos y Técnico Superior de Laboratorio. Cumplí mi sueño de ser madre joven, cada día es una nueva aventura, ¡y no lo cambio por nada! Me gusta estar informada acerca de todos los temas actuales respecto a la crianza de nuestros pequeños y compartir lo que aprendo con todos vosotros. Creo firmemente en que los niños de hoy en día pueden cambiar el futuro de nuestra Tierra. Amante de la ciencia, de lo paranormal, de nuestro universo y enamorada de mi hija. Soy pequeña pero guerrera, así que ¡vamos al lío!

Un comentario

  1.   Macarena dijo

    Un post muy brillante Yasmina, un auténtico regalo para nuestro conocimiento. Las hormonas, tan desconocidas como apasionantes… lo que nos queda por saber. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.