Papilla de frutas

Cuando un bebé comienza a alimentarse con alimentos sólidos, lo hace con la fruta. Su sabor es muy atractivo y dulce, por ello,  a la mayoría de niños les encanta y no les supone gran esfuerzo. A esta primera alimentación, no se le debe añadir azúcar, pues las frutas ya poseen su dulce sabor. Algo que hay que tener en cuenta es la selección. Estas han de ser de la estación y en estado de madurez, pues de lo contrario, resultarían muy ácidas para el paladar.

Al principio, los pediatras, recomiendan probar las frutas una por una. De esta forma, el bebé, irá distinguiendo los sabores y reconociendo cual le agrada más o menos (también es más fácil averiguar si presenta alguna alergia a alguna de ellas).

Cuando ya las haya probado, puedes ir combinando los sabores, ir haciendo papillas de dos o tres frutas para conseguir nuevos sabores. A continuación te proponemos una papilla de frutas que seguro le encantará a tu bebé. No es demasiado dulce, pues contiene membrillo y este le da un poquito de acidez, aun así resulta de lo más rica. Recuerda que esta alimentación se comienza a partir de los 6 meses.

Ingredientes:

-un membrillo mediano

-una manzana

-un plátano

-anís y canela

Preparación:

Pela todas las frutas y córtalas en trocitos. Introdúcelas en agua (con una pizca de canela y anís) y ponla a fuego lento hasta que hierva. Si el líquido se va secando, ves añadiendo agua, pero muy poco a poco, procurando que el caldo siempre esté concentrado. Cuando la manzana ya está cocida, puedes retirar toda la fruta y triturarla con un poco del caldo. Su espesor, ha de ser similar al del puré.

Más información- La fruta en la dieta del bebé

Fuente- La fruta en la dieta del bebé


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *