Papillas para los bebés

Cuando llega el momento en que los bebés ya necesitan tomar el alimento sólido (aproximadamente a partir de los 6 meses), la mejor opción  y lo más conveniente, es hacerlo de forma triturada, para que su estómago se vaya acostumbrando a este nuevo tipo de alimentos.

Las papillas, le aportan minerales, vitaminas y nutrientes que le hacen falta para su desarrollo y crecimiento, para ello, hay que introducirle alimentos naturales como frutas, verduras y carnes, los cuales, poseen las proteínas y vitaminas básicas para una nutrición adecuada.

No olvides que los alimentos se introducen poco a poco, conforme el bebé se va desarrollando, se le debe de ir añadiendo los variados alimentos, primero los más digestibles y con moderación.

Para hacerles las papillas apetitosas, han de tener la textura espesa, esto se puede conseguir con verduras como el zapallo o el calabacín, pues son suaves y agradables para mezclarlas con otro otros alimentos. Con arroz o pollo están deliciosas.

Una cucharadita de aceite de oliva y un poco de leche materna, son un gran aporte. El aceite le aporta gran energía y la leche materna contiene gran cantidad de sodio.

Una recomendación es que la papilla esté bien triturada para que no se atragante, pero esto no significa que tenga algún trocito blandito (con más textura) para que el masticar vaya formando parte de sus costumbres.

Hay muchas mamás que aun los niños se van haciendo mayores y no son muy buenos comedores, les trituran siempre la comida para que les sea más fácil tragar, pero esto contrarresta la función del estómago, el cual, ha de acostumbrarse a trabajar con alimentos sólidos, además de facilitar el  desarrollo de la mandíbula.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *