Para entender a un bebé no te hace falta ninguna aplicación

Baby Cries Translator

Puede que tengas un bebé recién nacido, o con 8 o 24 meses; incluso que tu niño haya crecido hasta convertirse en un hombrecito de 7 añitos, o en una chica adolescente de 13; pero independientemente de la edad de tus peques, el llanto de un bebé muy pequeño es inolvidable, y la frustración que en ocasiones sentimos al no entender su causa, también. Creo firmemente que las recién mamás (y los recién papás) necesitamos un poco más de autoconfianza, para ello quizás, sería conveniente conectarnos de nuevo con nuestros instintos y contar con una red de apoyo que nos sostuviera; si consiguiéramos creer en nosotras / os, y relajarnos, nadie vendría a teorizar sobre el llanto infantil, y calmaríamos necesidad allá dónde la hay, o aceptaríamos que llorar es una forma de comunicación.

Pero hoy en día, no sólo nos alejamos de los instintos, sino que además recibimos demasiada información, sobre ‘demasiadas’ cosas, y queremos que nos expliquen por escrito aquello que solo hay que experimentar para conocer; por ejemplo, aquí explicábamos que la dureza del llanto en un bebé es una cualidad acústica que provoca respuesta al miedo en nuestra amígdala, con el fin de que identifiquemos y evaluemos el peligro. Pero voy al grano, porque el propósito de este post es presentaros esta aplicación desarrollada por el Hospital de Yunlin en Taiwán, cuyo objetivo es ayudar a diferenciar el llanto, clasificándolo según la siguiente tipología: por dolor, sueño, hambre o debido a un pañal sucio.

Uno de sus creadores es el doctor Chang Chuan-yu, y explica que en bebés menores de dos semanas, la exactitud del resultado que ofrece ‘Infant Cries Translator’ es de un 92 por ciento aproximadamente; y hasta los dos meses, esta app acierta en un 84 a 85 por ciento. ¿Cómo lo han hecho? os preguntaréis; a mí me llama la atención, porque anteriormente ya existían herramientas para identificar la causa de los lloros, pero no con tanta precisión. Al parecer durante dos años se han recogido registros sonoros de llantos pertenecientes a diferentes bebés recién nacidos (un total de 200.000 sonidos), creando así una base de datos masiva.

Diferencias en la acústica, y el comportamiento.

A poco que se observe a un bebé, se lleva a entender que cuando se llevan los puñitos a la boca y giran la cabecita (buscando el pezón) es que tienen hambre; un bebé que se pone rojo a la vez que llora puede que está muy enfadado, el llanto desesperado, como sin consuelo indicaría cansancio, etc.

El funcionamiento es sencillo: se activa el botón de la grabadora del móvil durante 15 segundos cuando un bebé empieza a llorar; el sonido se incorpora a la Cloud Drive, y el resultado aparece en tu smartphone. Lo he encontrado disponible en iTunes para terminales Apple.

Lo cierto es que lo primero en que pensé cuando vi la noticia en Daily Mail, es ¿pero de verdad nos hacen falta estas herramientas para entender a nuestros bebés?, desde luego que no, es decir lo más natural sería coger al niño y mantenerlo cerca del cuerpo de mamá o de papá para calmarle, para transmitirle seguridad, para que sepa que no está solo, y que aceptamos su tristeza. A partir de ahí se le puede ofrecer alimento, se comprueba que el pañal esté seco o permitimos que duerma a brazos si tiene ganas de hacerlo.

Claro que no voy a negar que me resulta sorprendente el avance de las tecnologías

Los creadores argumentan que la mayoría de personas no saben interpretar el llanto de un recién nacido, a lo que yo respondo que ‘puede que sea verdad, pero ¿un recién nacido a cargo de quién está? entendemos que debería ser cuidado por sus progenitores o familiares más directos’, y la práctica hace maestros, a fuerza de permanecer con el peque, al final lo vamos conociendo y él a nosotros, la tecnología aquí está de más, aunque esto es solo mi opinión.

Por último comentar que está disponible en inglés, japonés y chino tradicional, lo cual me hace pensar que en diferentes culturas se adoptan distintas formas de atender a los recién nacidos, y hasta puede que mientras aquí les entendemos mejor, en otros sitios no. Lo que no cambian, desde luego, son las necesidades de los bebés, ¿no creéis?


Categorías

El bebé

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *