¿Para qué sirve cada ecografía en el embarazo?

feto
Estás embarazada, enhorabuena. Estás iniciando una etapa que cambiará el resto de tu vida. Una etapa llena de ilusión, y por qué no decirlo, con ciertos temores. Para alejar algunos de estos es que se recurre a las ecografías, además de otras pruebas y revisiones médicas. Por tanto, lo primero que debes saber es que la finalidad de la ecografía es verificar que todo va correctamente, tanto para la madre, como para el feto.

Con el fin de prevenir, diagnosticarlas precozmente o controlar las posibles alteraciones que puedan aparecer durante la gestación, es por lo que tu médico te recomendará hacerte una ecografía. Pero también hay un componente emocional en la ecografía, podrás ver a tu bebé, antes de nacer. Te contamos en qué consisten cada una de las ecografías que te recomendarán, en un embarazo normal, y los tipos de ecografías que hay.

Sentido de las ecografías durante el embarazo

Diferencias entre las ecografías de niño y de niña

Antes de realizarte cualquier ecografía deben informarte sobre sobre la modalidad y objetivos de la exploración ecográfica que te van a realizar. Una ecografía en una técnica radiológica, sin riesgo para el bebé ni la madre, que permite ver las estructuras y los órganos del interior del cuerpo del feto.

Las tres ecografías recomendables, las mínimas que te van a hacer son:

  • La ecografía de cribado de cromosomopatías, a las 12 semanas
  • la morfológica en la semana 20
  • ecografía para valoración del crecimiento fetal entre las 32-34 semanas.

La primera de estas ecografías establece un riego estadístico mediante criterios ecográficos, analíticos y personales, de la posibilidad que existe en el embarazo una alteración cromosómica del feto. En la segunda de ellas, semana 20, se diagnostican o descartan alteraciones anatómicas del feto. Por último, la ecografía del tercer trimestre, tiene como objetivo el establecer que el crecimiento del feto es el adecuado para su edad gestacional, y valorar patologías estructurales que hayan aparecido en los momentos más tardíos del embarazo.

Tipos de ecografías

Las ecografías durante el embarazo

En los embarazos de alto riesgo, casi siempre son necesarias más pruebas que en una gestación de curso normal. Por eso es posible que te hagan una ecografía en la semana 28-30 y otra en semana 36-38. E incluso puede que a estas ecografías se le sumen algunas pruebas especiales. No te alarmes, es simplemente que requieres un mayor control. 

Antes de la primera ecografía de cribado, y según tus antecedentes es posible que el médico te recomiendo un scan vaginal, para comprobar que el el saco amniótico ya se ha implantado. Se realiza insertando un transductor por la vagina. La ecografía de ultrasonido doppler en color, utiliza ondas sonoras que al reflejarse permiten ver cómo fluye la sangre por los vasos sanguíneos y las arterias del feto.

Las ecografías en 3D, 4D, 5D utilizan un software específico para conseguir una imagen más completa del feto. Gracias a esta técnica se obtienen imágenes de lo más realistas del bebé, se pueden apreciar sus movimientos claramente. El mejor momento para realizar la eco 5D es entre las semanas 25 y 32.

¿Existe la ecografía emocional?

ecografia a tiempo real

La ecografía, además de para ver el estado del feto, y conocer su desarrollo, es el primer contacto que tienen los progenitores, y más concretamente la madre con el feto. Por tanto, aunque haya un objetivo médico, ante una ecografía se abre un aspecto emocional, en el que los padres refuerzan el vínculo con el futuro hijo.

La llamada ecografía emocional se practica con los mismos equipos de diagnósticos, pero está enfocada específicamente a mostrar a los padres el bebé, con sus gestos característicos y en su propio entorno. Se puede realizar en cualquier momento del embarazo, pero las mejores imágenes se obtienen entre las semana 25 y la semana 30.

No obstante ante una ecografía también se pueden presentar complicaciones. A veces el sentimiento de tranquilidad que se quería dar a los padres, se puede truncar al observar ciertas anomalías. Los y las profesionales no informarán a los padres hasta no estar completamente seguros, a través de otras pruebas, de las sospechas que se hayan podido detectar en una ecografía.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.