Parásitos en los niños

parasitos

No te alarmes si tu hijo sufre de parásitos intestinales, esta es una afección común, por ello, has de conocer los síntomas que pueden generar y los problemas que el niño pudiera tener, para con ello, poder eliminarlos. Esto puede traer otros problemas de salud y no hay que detenerse ante sus muestras.

La reacción de un niño ante los parásitos intestinales son conductas como la palidez, dolor de cabeza o vientre (cólicos, diarreas, fiebre, convulsiones…), todo ellos, significa síntoma de alerta. La falta de apetito, también es evidente, además de que sus dientes crujen, les cueste dormir, tengan picores en el ano y nalgas….

Para pensar en parásitos, has de pensar en un organismo que se hospeda en otro, en este caso, en el aparato digestivo del niño y viven de él. Estos reciben el nombre de “lombrices” y entre ellos, los más comunes son:

Oxiuros. Miden menos de un centímetro. La hembra deja los huevos en la noche alrededor del ano y se van esparciendo por la ropa y en la cama. Si se rascan, se pegan a las manos y a cualquier objeto que posteriormente se tenga contacto. De esta forma, se van esparciendo. Para hacer la prueba de este parásito, se aplica una cinta adhesiva en los márgenes del ano antes de acostar al niño y al levantar por la mañana se envían al laboratorio

Áscaris. Son más grandes que las anteriores, llegando hasta 20 cm de longitud y se hospedan en el aparato digestivo. Las hembras depositan 2000.000 huevos al día

Giardia lamblia. Viven en el intestino y ataca a niños de 2 a 6 años. Es muy fácil de contagiar y es común en las guarderías.

Mas información – ¿Cómo prevenir los parásitos en el niño?

Fuente – Madres hoy


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *