A partir del 30 de junio el apellido del padre ya no tiene prioridad

A partir del 30 de junio el apellido del padre ya no tendrá prioridad a la hora de poner el orden de los apellidos a los hijos recién nacidos y serán los dos padres quienes deberán ponerse de acuerdo para escoger si el primer apellido del hijo/a será el de la madre o el del padre. Esto es una buena noticia para las mujeres puesto que de esta manera podrá prevalecer por más generaciones el apellido materno.

Pero al mismo tiempo, puede ser un problema para muchas parejas que no se pongan de acuerdo, porque quizá ambos quieran poner su apellido primero antes que el de la pareja, pudiendo crear conflictos dentro de la pareja. Pero es la forma más equitativa de poder nombrar a los hijos puesto que antes era el del padre por defecto, dejando el apellido de la madre a un lado, el cual en varias generaciones desaparecía.

Si los padres no se ponen de acuerdo en tres días después del nacimiento del pequeño o de la pequeña, entonces erá un funcionario del Registro Civil quien tome la decisión de forma neutral. El orden de apellidos a partir de ahora podrá ser primero el de la madre como el del padre. En principio se prevé que los padres se pongan de acuerdo rápidamente en esto y que no demore el trabajo en el Registro Civil, pero habrá que esperar a partir de esa fecha para saber si los padres se ponen de acuerdo o si es motivo de discusión.

 

Desde el año 2000 se podía inscribir al hijo recién nacido con el apellido de la madre en primer lugar, pero los padres debían hacer una solicitud al juez del Registro Civil junto con una declaración de mutuo acuerdo sobre esto. El cambio afectaba a todos los hijos de la pareja y si no existía consenso siempre primaba el apellido paterno. Ahora esto no es así y los padres deben ponerse de acuerdo por obligación para que sea algo igualitario tanto para el hombre como para la mujer.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *