El parto natural, os aconsejamos cómo afrontarlo

Parto natural en hospital

Son muchas las mujeres que si tienen probabilidades de tener un parto natural porque no hay riesgos de ningún tipo lo prefieren. La decisión no es fácil, pero hacerlo puede ser muy gratificante para una mujer. Parir duele, y duele mucho… por lo que si decides hacerlo deberás estar preparada y ser consciente de que el dolor que sentirás será inimaginable, pero también te hará sentir una mujer más fuerte.

Hay que tener en cuenta que para poder decidir si quieres o no un parto natural, no solo será tu decisión la última que tenga peso, sino que tu médico tendrá que asegurarte que es adecuado para ti y que no hay riesgos de ningún tipo.

Hay mujeres que prefieren un parto natural porque les da miedo que la anestesia pueda acarrear algún tipo de problema en ellas mismas o en la salud de su bebé. Además, que muchos médicos también aseguran que el hecho de administrar anestesia puede ralentizar el parto y que además sea más complicado para la mujer mantener el control del parto vaginal al no tener sensibilidad en la zona vaginal para reducir el dolor.

Es una meta factible

barriga embarazada 8 meses

Si tu médico te dice que puedes lograrlo y que no hay problema en que tengas un parto natural, debes saber que un parto vaginal natural sin medicamentos es una meta completamente factible y razonable para el 85% de las mujeres que están embarazadas. El otro 15% restante puede que tenga complicaciones de salud o que sea un embarazo de alto riesgo y que por tanto, necesiten otro tipo de intervenciones para asegurar el bienestar del bebé o de la madre. Este tipo de intervenciones suele ser una cesárea para realizar el parto seguro tanto para la madre como para el bebé.

Son muchas las mujeres que deciden tener un parto vaginal pero con la epidural puesta y otras mujeres que prefieren tener el parto vaginal de forma natural, es decir, sin ningún tipo de anestesia. Si tú también quieres tener un parto natural, entonces no te pierdas estos consejos para conseguirlo y que para cuando llegue el día, puedas estar lo más preparada posible.

Obtén una educación prenatal

Busca clases que incluyan la preparación al parto así como el trabajo del nacimiento y la gestión del dolor en los partos naturales. Necesitarás saber técnicas para soportar el dolor como la respiración, el auto hipnosis, la relajación y otros mecanismos que te ayudarán a mantener la calma aunque el dolor sea demasiado duro.

Es probable que en tu hospital no tengas la suficiente información que necesitas, sobre todo si es un hospital que suele realizar en tasas bastante elevadas la administración de la epidural o la cesárea. En este caso, puedes investigar para encontrar a personas que te puedan formar de manera particular. Prueba algunas clases o estilos diferentes hasta que encuentres uno que te haga sentir bien en todo momento.

Elige una persona de confianza y con conocimientos médicos que esté contigo en el parto natural

Si tienes la suerte de tener a una persona que entiende de medicina cuando estés de parto te sentirás mucho más tranquila porque podrás sentir que esa persona está cuidando de ti todo el tiempo. También puedes optar por contratar a una doula para que te acompañe en el hospital o pedir a una matrona de confianza que esté a tu lado. Esta opción es más complicada porque debes conocer a personas especializadas, pero si tienes la suerte de hacerlo puede ser una gran opción.

Cuidado con aumentar demasiado de peso

mujer embarazada de perfil

El trabajo del parto requiere tener fuerza y poder moverse con facilidad, por lo que resulta menos trabajoso para aquellas mujeres que no tienen sobrepeso. Estas mujeres tienen menos complicaciones y requieren menos intervenciones médicas. Si cuidas tu peso durante el embarazo estarás haciendo un favor a tu salud y también habrá probabilidades de que tengas un parto sin muchas complicaciones.

Hazte pocas intervenciones médicas

Las mujeres que tienen pocas intervenciones médicas durante el embarazo es probable que puedan tener un mejor parto natural. Si no tienes ningún problema de salud en particular, es mejor que opten por un menor número de pruebas, tratamientos e intervenciones durante el embarazo. Aunque es obvio, algunas pruebas son importantes para todas las mujeres embarazadas, pero hay otras que pueden ser totalmente opcionales.

Es recomendable que si tienes que realizarte pruebas o procedimientos, preguntes siempre para qué las necesitas, para saber si va a cambiar o mejorar tu salud o si podrías estar perfectamente sin ellas hasta por lo menos, cuando hayas dado a luz. Si tu médico o matrona te ofrece razones de peso por las que necesitas realizarte las intervenciones, entonces tendrás que hacerlo. Si son necesarias es porque es importante que las hagas.

Esperar hasta el momento justo

Si te vas al hospital antes de tiempo, es probable que si no estás dilatada te devuelvan a casa por muchos dolores que tengas. Si ven que todo está normal, te dirán que es una falta alarma y te dirán que esperes en casa. Si puedes moverte, entra en la bañera, camina, mantén relaciones sexuales con tu pareja… cuando las contracciones sean consistentes y tengan una diferencia entre una y otra menor de 5 minutos, con dolores cada vez más fuertes durante por lo menos dos horas, entonces… no importa lo que estés haciendo, tendrás que salir en marcha hacia el hospital porque tu bebé estará de camino.

Usa el agua

parto natural en una bañera

Para paliar el dolor la madre naturaleza nos ofrece una buena herramienta: el agua caliente. Para eso, no dudes en usar la ducha, la bañera o la piscina de parto para tener un parto natural. Las compresas calientes también son una buena idea, si puedes, no dudes en pasar el mayor tiempo posible dentro del agua templada –y por supuesto, limpia-.

Movimientos

No puedes olvidar que durante el trabajo del parto deberás respirar, meditar, relajarte, moverte, cambiar de posición, recibir un masaje, escuchar música… haz todo lo que tengas que hacer para sentirte bien y que el trabajo del parto natural no sea algo que te traiga un mal recuerdo en el futuro, sino más bien todo lo contrario. Es el momento que verás a tu bebé por primera vez, que le traes al mundo… no hay nada más maravilloso que eso.


Categorías

Embarazo

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Escribe un comentario