El parto prematuro, qué debes saber

embarazo
Se considera parto prematuro el que ocurre más de tres semanas antes de la fecha de parto estimada, es decir antes de la semana 37 de embarazo. Según la antelación con la que nazca el bebé puede ser prematuro tardío, moderado o extremo. La mayoría de bebés prematuros son tardíos, y nacen entre la semana 34 y 36.

Estas cuestiones, los síntomas del parto prematuro, sus posibles causas y otras las trataremos en este artículo, en el que nos centraremos más en el parto, más que en los posibles déficit del bebé. Cuanto más pronto nazca el bebé más inmaduro estará, y por tanto mayores complicaciones vitales tendrá.

Síntomas del parto prematuro

Clases preparto

Las madres primerizas tienen la sensación de que no van a saber reconocer cuándo están de parto, podemos asegurar que sí lo sabrás, no obstante es importante reconocer las señales. Éstas deberían darse a partir de la semana 37, pero también pueden ocurrir antes. Estarás entonces ante un parto prematuro, es importante que vayas al médico de inmediato, ya que serán los especialistas quienes tomen la decisión de continuar con el trabajo de parto o tratar de pararlo.

Algunos síntomas del parto prematuro son:

  • Sensaciones regulares o frecuentes de endurecimiento del abdomen, lo que son contracciones. Sensación de presión en la pelvis o en la región inferior del abdomen. Cólicos leves.
  • Dolor sordo, leve y constante en la espalda
  • Manchado o sangrado vaginal leve.
  • Rotura prematura de las membranas: pérdida continua de líquido, en forma de chorro o goteo, después de que se rompa o se desgarre la membrana alrededor del bebé.
  • Cambio en el tipo de flujo vaginal, se vuelve acuoso, con aspecto de mucosidad o sanguinolento.

No tengas temor por confundir un falso parto con otro verdadero, más vale prevenir y que tú y el bebé estéis lo mejor atendidos.

¿Se puede prevenir el parto prematuro?

prevención parto prematuro

La mayoría de las veces se desconoce la causa exacta por la que se inicia un parto prematuro. Pero sí hay ciertos tratamientos, o consejos que ayudan a ciertas embarazadas a reducir el riesgo de tener un parto prematuro. Por ejemplo, las mujeres con antecedentes de parto prematuro, cuello uterino corto o ambos factores pueden reducir su riesgo de parto prematuro con un aporte de suplementos de progesterona.

El cerclaje cervical, es un procedimiento quirúrgico que se practica durante el embarazo en las mujeres que tienen cuello uterino corto o antecedentes de acortamiento del cuello uterino que provocaron en su día un parto prematuro. Con estas suturas fuertes se ofrece al útero un soporte adicional. Cuando el bebé ya está maduro y comienza el trabajo de parto se quitan. En el caso de tener un cerclaje cervical el médico te dará las instrucciones sobre las actividades que debes o no debes hacer durante el resto de tu embarazo.

Algunas investigaciones sugieren que una dieta alta en ácidos grasos poliinsaturados tiene como resultado un menor riesgo de nacimiento prematuro. Estos se encuentran en los frutos secos, las semillas, sus aceites, y el pescado, principalmente.

Factores de riesgo

parto prematuro

Aunque ya hemos señalado que la causa específica del parto prematuro a menudo no está clara, sí parece que hay ciertos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de parir antes de tiempo. Estos son: 

  • Que ya haya habido un parto o nacimiento prematuro antes. En especial, en el embarazo más reciente. En los embarazos múltiples son más frecuentes los nacimientos prematuros.
  • La edad de la madre, tanto por ser muy joven como si es mayor. También es de riesgo si hay un intervalo de menos de 12 meses entre un embarazo y el siguiente, o de más de 59 meses.
  • Ciertas infecciones, particularmente del líquido amniótico y del tracto genital inferior.
  • Algunas afecciones crónicas, como la alta presión arterial, la diabetes, las enfermedades autoinmunitarias y la depresión.
  • Problemas con el útero o la placenta, cuello del útero acortado. Exceso de líquido amniótico. Sangrado vaginal durante el embarazo.
  • Presencia de un defecto congénito en el feto.
  • Tabaquismo o consumo de drogas ilegales.
  • Si ocurren eventos estresantes durante el embarazo.

Algunos estudios apuntan que las mujeres que ellas o sus hermanos nacieron prematuramente, son más propensas a tener un bebé prematuro. De este modo, el parto prematuro podría relacionarse con experiencias previas de prematuridad en la familia.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.