Pedagogía Montessori: favorecer la independencia en niños de entre 6 y 11 años

estrategias montessori ni+¦os 6 - 12 a+¦osSi hay algo que deseamos favorecer los padres y las madres es la independencia de nuestros hijos. El que aprendan a valerse por sí mismos para alcanzar sus sueños, para ser felices en sus propios caminos, aquellos que ellos mismos elijan. Favorecer la independencia no significa en absoluto liberarnos de nuestra responsabilidad como padres, ni someter a los niños a cualquier tipo de riesgos.

En absoluto. Se trata de saber ofrecer las mejores estrategias, las mejores habilidades para que los niños confíen en si mismos sintiéndose seguros, amados y apoyados. De ahí que la pedagogía Montessori sea siempre un buen contexto desde el cual basarnos para coger pautas, consejos y orientaciones para educar a nuestros niños. Desde “Madres Hoy”, queremos enseñarte qué consejos podemos aplicar a los niños de entre 6 y 11 años. ¿Nos acompañas?

Los periodos sensibles de los niños entre 6 y 11 años

Tal y como te hablamos en nuestros artículos anteriores como la pedagogía Montessori para niños de entre 3 y 6 años, los niños, hasta los 11 años experimentan lo que la célebre pedagoga llamaba “los periodos sensibles”.

  • Los periodos sensibles son momentos de gran potencialidad de aprendizaje en el niño. Nunca volverá a tener esta gran oportunidad de absorber todo estímulo, de ser tan receptivo, de adquirir información con tanta habilidad.
  • Dentro de que cada niño tiene su propio proceso maduración, y sus propios ritmos, es importante tener en cuenta que su plasticidad neuronal sigue siendo muy intensa. De ahí la importancia de la estimulación, de esa supervisión guiada que debemos darles los padres donde siempre les apoyemos, a la vez que les aportemos nuevas situaciones de aprendizaje.
  • Desde los 0 hasta los 5 años los niños desarrollarán su máximo salto madurativo, en especial a  nivel motor y comunicativo.
  • En las edades comprendidas entre los 6 y los 11 años va a primar mucho el apoyo afectivo y emocional. Son esas edades donde se les introduce en una nueva esfera social, salen ya del hogar y entran en contacto con la otra sociedad: la escuela. Aquí, vamos a tener que poner en práctica otras estrategias que pasamos ahora a enseñarte.

Pedagogía Montessori para niños de entre 6 y 8 años

padre e hijo cocinaEstamos ante lo que los expertos llaman la niñez mediana. Siguen siendo niños, pero ya disponen de las suficientes competencias como para valerse por sí solos en las tareas más cotidianas. Es una “edad mágica” y los padres lo notamos de forma muy clara.

Los niños ya son más perceptivos y sus palabras adquieren ya una profundidad más simbólica, más crítica, con una capacidad ya sobre lo que son las normas, la moral, lo que está bien y mal… Es un momento en que nuestros hijos van a reclamar más independencia. Tienen ya sus primeros amigos y han establecido nuevos vínculos importantes para ellos.

Cuando un niño se siente seguro de sí mismo deja de buscar aprobación en cada paso que da.

María Montessori

La importancia de establecer normas claras

Si hay algo que necesitan los niños para crecer seguros es saber dónde están los límites. Puesto que el día de mañana van a ser personas que lleven a cabo sus vidas en una sociedad marcada por leyes, normas y costumbres implícitas, es necesario que aprendan cuanto antes que en casa, como en el mundo, hay unos límites que deben respetar.

Tal y como nos indicaba María Montessori, los adultos debemos actuar no como padres o profesores autoritarios, sino como guías, como personas que saben favorecer el crecimiento y la madurez del niño permitiendo a su vez su propia capacidad de actuación. ¿Cómo interpretamos esto?

  • Entre los 6 y los 9 años los niños ya saben situarse a sí mismos en el mundo, y ya piensan en el futuro. Para que se vean a sí mismos como personas seguras y valientes, necesitan que nosotros, como padres, los reconozcamos y valoremos en cada momento.
  • Cada norma impuesta en casa debe razonarse. Hay qué explicar por qué se impone. De no hacerlo, el niño, al no comprenderla reaccionará ante ella.
  • Cuando el niño cometa un error o una infracción de dichas normas, nuestra tarea no será nunca sancionar para humillar, para llamarle la atención de lo torpe o rebelde que es. Este tipo de indicación “no es útil”.
  • Cuando sancionemos, debemos explicar qué se ha hecho mal y orientar sobre de qué forma puede hacerlo mejor.

adolescente leyendo

Sí a la crianza positiva que favorezca la independencia

El niño de entre 6 y 9 años está en una edad en que va a hacer muchas inferencias de todo lo que le rodea. Es necesario darle estímulos positivos, constructivos y seguros. Prestan mucha atención a los demás, tanto a los adultos como a los otros niños de su edad, son como “esponjas” de emociones y conductas.

Están en una fase que van de “dentro afuera”, más adelante, cuando llegue la adolescencia, el proceso será a la inversa. Todo lo que ocurra fuera será procesado hacia ellos mismos.

  • Habla con tu hijo sobre la escuela, los amigos y las cosas que desearía hacer en el futuro.
  • Enséñale a respetar a los demás.
  • Ayúdalo a que se proponga metas cotidianas y que luche por conseguirlas.
  • Enséñale a ser paciente.
  • Haced cosas divertidas en familia, favorece la unión, la comunicación, los afectos…
  • Enséñale a tener ideas propias, a ser crítico, a ir más allá de lo que ve en la tele o ve en Internet.

chico paseando

Pedagogía Montessori para niños de entre 9 y 11 años

El mundo de los preadolescentes está lleno de intereses e inquietudes, pero también de miedos e inseguridades. Estamos en ese periodo donde es primordial favorecer dos dimensiones en los niños:

  • Autoestima
  • Confianza en sí mismos

Es posible que nos sorprendamos en ocasiones por sus reacciones y comportamientos en estas edades, no obstante, lejos de reaccionar de forma alarmante, recuerda que simplemente, están buscando límites y nuevos retos: los suyos propios, los tuyos y los de la propia sociedad. ¿De qué manera podemos pues guiarlos en esta etapa según los métodos Montessori?

  • Dales responsabilidades en el día a día con las que se sientan útiles.
  • Trátalos como adultos que necesitan de un amor especial, que necesitan ser guiados pero no controlados.
  • Permite que se equivoquen, no quieras dar solución a todos sus problemas. Para llegar a ser adultos independientes es necesario que obtengan aprendizajes de sus propios errores.
  • Te van a pedir día a día tener mayor independencia del hogar. El tener independencia requiere aprender a ser responsable, y ello es algo que deben demostrarte día por día.
  • Tal y como nos indicaba Montessori, es necesario que los niños tengan responsabilidades cotidianas, que se responsabilicen de sus cosas, que tengan voz propia pero que sepan respetarse a sí mismos y al mundo.
  • Para demostrarte que son responsables y que merecen algo más de independencia, deben ganárselo día a día. Cuidar de su habitación, de cumplir en el colegio, de ayudar en casa y respetar los horarios de vuelta a casa.

adolescentes tirando de una cuerda

En conclusión, a la hora de favorecer la independencia de los niños de entre 6 y 11 años, es necesario atender sus necesidades, su mundo emocional y hacerles sentir que están seguros, y que tienen nuestro apoyo en cada paso qued dan.

Un niño que se siente apoyado descubrirá poco a poco que es capaz de hacer muchas cosas por sí solo. Esa seguridad hará que día por día necesite menos tus cuidados o tu aprobación. Deseará explorar el mundo para alcanzar sus sueños y ser feliz.


Escribe un comentario