Pérdida del apetito a causa del calor

Pérdida de apetito

Con el calor del Verano es muy frecuente que ni niños ni ancianos tengan ganas de nada. Esta pérdida de motivación e incluso de comer es consecuencia de las altas temperaturas que afectan mucho tanto a bebés como a las personas mayores.

La pérdida de apetito no es tan mala como pensamos, aún cuando se trate de un bebé, sólo hay que tomar unas medidas de prevención claras para que no afecten a su organismo.

Hay algunos niños que comen mal de por sí, con ellos si que hay que tener cuidado por que le puede afectar mucho más. Por el contario, los bebés y niños que siempre han comido muy bien no hay por qué forzarlos a que coman, con mantenerlos hidratados es suficiente.

La hidratación es fundamental en este tipo de personas. La pérdida de apetito puede ocasionar deshidratación por lo que ingerir bastante agua, zumos, helados, etc es una buena forma de que no tengan sed ni tampoco pierdan líquidos de manera brusca.

Pérdida de apetito

Es muy normal que pierdan peso ya que no ingieren la misma cantidad de antes, pero esto no afecta si las reservas de nutriente y vitaminas no se alteran.

Las altas temperaturas hacen que el bebé se sienta bastante incómodo por la gran sudoración, así es incapaz de poder sentirse bien ocasionando esta pérdida de apetito. No hay que dejar nunca que deje de beber y comer, simplemente hay que ofrecerles bebidas refrescantes y alimentos frescos, como frutas y verduras de temporada.

El punto clave es saciarlo pero nunca forzarlo, ya que si lo obligamos entrará en un bucle de negaciones en el que si se verán afectados sus comportamientos y conductas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *