Permisos intrasferibles de maternidad / paternidad: ¿han pensado en los bebés?

igualar-permisos2

Ya es oficial, la reivindicación de la PPIINA fue atendida cuando el día 19 de octubre al ser aprobada por el Congreso de los Diputados una proposición No de Ley que obtuvo 173 votos a favor, 164 abstenciones y 2 votos en contra. Significa que aunque dada su condición de PNL tiene valor simbólico, los permisos de maternidad y paternidad tenderán (en caso de implantarse) a igualarse en 16 semanas, y serán intransferibles. Aquí veo yo la primera incongruencia: con todos mis respetos hacia la función de los hombres en la crianza, ya sabemos que existe una reivindicación muy extendida y repetida hasta la saciedad para que las madres amamanten a sus bebés 6 meses en exclusiva, y es la de ampliar el permiso de maternidad a 6 meses.

Se alega ‘la injusticia que supone que los padres se vean privados de su derecho a cuidar por mucho que hayan cotizado para ello’. La proposición fue promovida por Unidos Podemos y obtuvo la abstención de PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias; no será ley hasta que no pase por los trámites pertinentes, aunque se ha reclamado que en los presupuestos quede incluida la prolongación del permiso de paternidad a 4 semanas (ahora los papás disfrutan de 13 días), algo que estaba previsto por la ley de igualdad de 2010. Yo no lo acabo de ver claro, y más abajo os cuento por qué.

Antes debo aclarar que coincido con Podemos en que en nuestro país las mujeres sufrimos brecha salarial de género y feminización de la pobreza: el cuidado de los hijos y de los dependientes nos aleja no pocas veces del mercado laboral, y ya se sabe que si ‘no producimos’ (en el sentido que el capital entiende) no hay ingresos económicos de por medio. Sin embargo no es menos cierto que el capital humano está infravalorado, y aquí me da igual que hablemos de hombres o de mujeres, pero vaya que llevamos años pidiendo permiso de maternidad de seis meses (para facilitar la lactancia y el vínculo entre la madre y el bebé) y ahora ¿permisos igualitarios e intransferibles?, si es que el hecho de que no ‘se puedan ceder’ me chirría muchísimo.

igualar-permisos4

Me vais a decir que tenemos que ser modernos y europeos, sí, pero es que la igualdad no es solo equiparar derechos, la igualdad se conseguirá cuando desde el desempeño de los roles correspondientes, los hombres se vengan a implicar más, y aunque deseo que puedan disfrutar de sus bebés, la implicación es posible aunque la madre tuviera un permiso más extenso. Y mirad, puestos a ser un país moderno, ¿por qué no igualarnos al modelo sueco? (16 meses de los cuáles el padre tiene la obligación de disfrutar 60+10 días).

Crianza, mujeres y feminismos.

Ya he aludido antes al capital humano: soy firme defensora de un concepto que vengo en llamar ‘sociedad de los cuidados’, que si nadie lo remedia acabará desapareciendo: no todo se consigue con dinero, no todo tiene que ser aprobado por el capitalismo. Pero los cuidados hoy en día deberían ser uno de los ejes de nuestras políticas, porque de lo contrario los colectivos que ‘no producen’ se quedarán al margen, pero también las personas que cuidan (generalmente mujeres) podrían acabar excluidas. La crianza es una faceta muy importante y una labor esencial: el problema no es que las mujeres mayoritariamente la hayamos asumido, sino la falta de redes sociales y de reconocimiento.

igualar-permisos

De hecho, y coincidiendo con la artista feminista Alicia Murillo, no hay labor más importante para criar, y todas y todos deberíamos dedicarnos en algún momento de nuestras vidas, de no ser así, deberíamos aprovechar la primera oportunidad que se nos brinde de CUIDAR, porque (si no recuerdo mal lo expresa así) ‘es probablemente lo único decente que hagamos’. No tenemos que medirlo todo por el rasero de tiempos, compensaciones económicas o instituciones. Dediquémonos a las criaturas porque son lo más importante. Sinceramente, soy de la opinión de que las mujeres podemos tener nuestro papel y protagonismo social por lo que somos, y dudo de que la equiparación de permisos sin más, consiga mayor igualdad, ni tan solo más implicación de los padres.

Que nadie se me enfade: aún estamos lejos pero ya hoy en día, quien desea apoyar e implicarse de verdad lo hace; pero hay otro asunto de lo más extraño: ¿qué modernidad es la que obvia que el modelo de familia madre + padre + hijas e hijos no es el único hoy en día? Madres solas, madres lesbianas, padres solos, padres homosexuales, … Afortunadamente la sociedad es tan diversa como las propias personas, eso sí, estaría bien que existiera un reflejo en las normas.

Los derechos de los bebés.

Estamos cansadas de decirlo: la madre y el bebé se necesitan, no solo tras el parto… ¿os acordáis de la exterogestación? Al igual que Isabel Fernández del Castillo, me digo a mí misma ‘¿alguien ha preguntado a los bebés? ¿alguién ha consultado con una psicóloga perinatal? Porque resulta que hoy en día sabemos muchísimo más sobre el cerebro de los bebés, y no hay coincidencia entre lo que creemos socialmente aceptado y lo que es beneficioso para las criaturas humanas.

igualar-permisos3

Nuestra independencia es gradual, si se fuerza el proceso pueden aparecer trastornos; tan gradual es como que (y cito de nuevo a Del Castillo) “madre y bebé están psicológicamente unidos durante dos años”.

No penséis después de leerme que no deseo que los hombres se impliquen en el cuidado de sus bebés, pero es que el vínculo con el padre es diferente en estos 24 meses primeros de vida. Además socialmente pueden coexistir otras medidas como racionalización de horarios, jornada flexibles, conciliación de verdad, incluso renta básica que algunos sociólogos reclaman. No es solo mi opinión, es que hablamos de necesidades de bebés.


Categorías

El bebé, Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Edurne dijo

    Que se consiga que la criatura esté cuidada por sus progenitores durante 8 meses no te parece un avance y una mejora en su bienestar y el de toda la familia??.
    Muchas familias llevamos AÑOOOS esperando este cambio
    Creo que infravaloras el potencial del padre como cuidador y como figura primaria de apego, pero bueno, tampoco lo hace la sociedad ni la empresa….seguimos con el manido mandato que empuja a los hombres a producir y a las mujeres a cuidar
    Afortunadamente hay muchas familias que pensamos que las mujeres y los hombres tenemos nuestro papel activo en la crianza, en el empleo y en la sociedad. Personas que queremos lo mejor para nuestras familias, que queremos desarrollarnos profesionalmente y tener nuestro hueco en la sociedad
    Y para ello las mujeres y los hombres tenemos que cambiar. Las mujeres tienen que dejar paso a los hombres para que éstos se relacionen con sus hijos e hijas sin nuestra continua intervención, sin nuestra supervisión. Al fin y al cabo ellos también quieren lo mejor para ellos y ellas.
    Pero actualmente hay dos corrientes de crianza que chocan frontalmente: la que propugna una mayor igualdad en las familias y la que promueve que la madre esté omnipresente en la crianza hasta que las y los niños cumplen 3 años
    En mi caso hemos optado por la familia igualitaria donde padre y madre nos hemos implicado al máximo, en la crianza, en las labores del hogar, en el trabajo….respetando las maneras de hacer de cada cual dentro de una visión compartida de la crianza

    1.    Macarena dijo

      Hola Edurne, muchísimas gracias por tu comentario. Como dices las corrientes de crianza (no solo las que tu mencionas, sino otras relacionadas o variantes) en ocasiones chocan, y no tendrían por qué. Sin embargo hay temas a los que no deberíamos llamar corrientes, pues se trata de buscar el bienestar de quienes son más vulnerables.

      Personalmente (como mujer, madre, trabajadora y feminista) creo en la igualdad (en la igualdad social a partir de nuestras diferencias como seres humanos), pero tengo muchísimas dudas acerca de que ‘producir’ para el sistema, sea la mejor solución para una sociedad que debería potenciar los tan necesarios cuidados. No sigo ningún mandato, ni tampoco dogmas, por eso me encanta que cada una adapte su situación familiar al entorno legislativo y / o social.

      Y desde luego que los hombres se tienen que relacionar con los hijos sin intervencionismos, también las mujeres, no creas, porque la omnipresencia que mencionas no es tal en la práctica de cientos de hogares, en las que las madres están de presencia física aunque no toman decisiones; pero no va de eso. Aunque ya puestos que quede claro que como tu dices es necesaria una implicación máxima NO SOLO en la crianza, y ahí si que falla nuestra sociedad.

      Cambio también sería un permiso de maternidad más largo y respetuoso con recomendaciones sobre el vínculo o la lactancia.

      Un abrazo y gracias de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *