Terrores nocturnos

pesadillas nocturnas_830_550_cropp

Cuando los más pequeños se van a dormir, se puede producir un problema que causa un terrible miedo en los niños cuando llega la hora de irse a dormir. Estos problemas son los terrores nocturnos, que no son más que sueños que causan un miedo durante el sueño ligero.

Se trata de una serie de alteraciones del sueño en la que los niños sienten ese miedo que les conduce a levantarse de repente de la cama, llorar, gritar o incluso sacudirse con los ojos muy abiertos sin estar despiertos del todo. Se produce mientras está entre el sueño y la vigilia y posiblemente no sea consciente de lo que está pasando. 

Los terrores nocturnos suelen comenzar entre los cuatro y doce años de edad y durante la primera mitad de la noche. Suelen desaparecer con el tiempo por lo tanto no suele necesitar de un tratamiento farmacológico.

Hemos de diferenciar entre una pesadilla de un terror nocturno ya que parece lo mismo pero no lo es. Una pesadilla es vivida por el niño, está consciente de ello y puede recordarla sin esfuerzo, sin embargo durante un terror nocturno el niño no es consciente y no suele acordarse de lo sucedido al día siguiente.

terrores-nocturnos -

Cuando nos encontramos con que el niño está pasando un terror nocturno no debemos despertarlo, puede ser peor. Es posible que se pueda hacer daño, es ahí donde hay que actuar y arriesgar a despertarlo, hablarle siempre de forma calmada nunca gritando y ponerse delante de cualquier cosa que pueda utilizar para hacerse daño.

Si el pequeño está muy asustado es conveniente que uno de los padres se quede con él en la habitación mientras se queda dormido o que sea el niño quien duerma con los padres un tiempo, siempre y cuando no se convierta en una rutina que al final puede ser peor.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *