PFAS: toxinas en la leche materna

PFAS toxinas de la leche

Si has escuchado o leído algo sobre el estudio reciente del área de Seattle sobre las toxinas en la leche materna (PFAS), seguro que estarás asustada.

Aunque es alarmante saber que se encontraron sustancias químicas llamadas perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (PFAS) en las muestras de leche materna analizadas, los expertos aseguran que la lactancia materna sigue siendo la opción más saludable tanto para los bebés como para las madres. Esto es lo que las nuevas mamás necesitan saber.

¿Qué son estas toxinas PFAS?

Los PFAS son sustancias químicas que se han utilizado durante décadas en envoltorios de comida rápida, sartenes antiadherentes, espuma contra incendios, ropa impermeable, cosméticos y textiles a prueba de manchas que se usan en sofás y alfombras.

Estas sustancias reciben el sobrenombre de «productos químicos para siempre» debido a los fuertes enlaces entre sus átomos que evitan que se descompongan. Las PFAS persisten en el medio ambiente y se acumulan en nuestros cuerpos. Los estudios han demostrado que estos productos químicos están relacionados con el cáncer, un sistema inmunológico debilitado, aumento del colesterol y problemas de tiroides.

¿Qué encontró el estudio?

Este es el primer estudio realizado en 15 años para ver si las PFAS están presentes en la leche materna. Se analizaron muestras de leche materna de 50 mujeres en el área de Seattle para detectar 39 PFAS diferentes y se encontró que contenían 16 de estos químicos. El cien por ciento de las muestras contenía algún nivel de PFAS.

¿Qué deben sacar los padres de este estudio? ¿Deben las mamás tener miedo de amamantar?

No creo que las mamás deban tener miedo de amamantar. En general, es bueno estar al tanto de los contaminantes ambientales que pueden existir, tanto desde una perspectiva de salud pública como desde una perspectiva individual, en términos de pensar sobre tu propia vida y cómo podemos reducir las exposiciones en general.

Sabemos que las PFAS pueden afectar la función inmunológica, específicamente los anticuerpos. Lo que sabemos sobre la leche materna es que contiene anticuerpos, pero también tiene muchos otros factores inmunológicos. Si bien estos químicos podrían potencialmente reducir la función inmunológica del bebé, ciertamente no eliminarán por completo los efectos protectores de la leche materna. La leche materna contiene [factores inmunitarios como] citoquinas e interleucinas que protegen contra infecciones respiratorias y otras infecciones.

Si estos químicos se acumulan en nuestros cuerpos a lo largo de la vida, ¿ayuda a reducir la exposición ahora?

Sí. Estos PFAS se acumulan a lo largo de tu vida, por lo que un bebé recién nacido también tiene toda su vida por delante, y también toda una vida de exposiciones. Reducir las exposiciones en el hogar tanto como sea posible ayudará a mejorar la salud futura de cualquier niño.

En general, vivimos en una sociedad industrializada, por lo que habrá exposiciones químicas. No hay manera de llegar a la exposición cero. Pero lo que podemos hacer es tratar de reducir las exposiciones tanto como sea posible, en el propio hogar, estilo de vida y vida diaria.

Hay cosas simples de las que hablamos [para ayudar a evitar la exposición a productos químicos] que no son específicas de las PFAS, como quitarse los zapatos cuando llegamos a casa, limpiar los marcos de las ventanas, mantener las alfombras bien aspiradas, comer alimentos y vegetales frescos cuando sea posible, y tratando de evitar los alimentos procesados ​​tanto como sea posible.

¿Cuáles son algunos de los beneficios de la lactancia materna?

Se ha estimado que se podrían reducir las infecciones respiratorias en los niños en un 50% si se puede amamantar durante cuatro meses o seis meses. Y también hay evidencia de infecciones gastrointestinales reducidas. También hay beneficios en el neurodesarrollo y la vinculación.

Aférrate a esto

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los bebés que son amamantados tienen un menor riesgo de asma, diabetes tipo 1, infecciones de oído, obesidad, infecciones graves del tracto respiratorio inferior y enfermedades gastrointestinales. Las mamás que amamantan tienen un menor riesgo de desarrollar presión arterial alta, diabetes tipo 2 y cáncer de mama y de ovario.

Consejos para reducir la exposición a PFAS

Reduce el consumo de alimentos que puedan estar empacados en envoltorios o recipientes que contengan PFAS, como alimentos grasos, alimentos para llevar y palomitas de maíz para microondas.

Cuando cocines, no uses utensilios de cocina antiadherentes; si lo haces, tira la sartén cuando el recubrimiento se astille o raye. (Los productos químicos no se filtran del recubrimiento cuando está intacto).

Si quieres comprar una alfombra o muebles nuevos, pídele al fabricante que no aplique recubrimientos antimanchas en los artículos.

Verifica los ingredientes o componentes enumerados de sus productos de cuidado personal en busca de las palabras «fluoro» o «perfluoros» y evita los productos que contienen estos químicos. Algunos productos, como ciertas marcas de maquillaje e hilo dental, contienen PFAS.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)