Picadura de pulga en los niños

Picadura de pulga en los niños

La pulga es un insecto tan pequeño que a veces nos parece increíble pensar que algo tan reducido que pueda crearnos tantas picaduras en grupo. Son desagradable porque producen mucho picor y escozor y a veces se presentan muy abultadas.

Si tus  hijos son víctimas de estas picaduras y no las sabes distinguir, aquí puedes ver una serie de consejos para poder distinguirlas de otras mordeduras. Además no pueden faltar algunos remedios caseros para paliar los síntomas  y de que incluso podamos paliar las picaduras recurrentes de estos bichitos.

¿Por qué pican las pulgas?

La pulga es un insecto muy pequeño. Tan pequeño como la cabeza de una alfiler y de color marrón muy oscuro. Tienen unas potentes patas que les permite saltar a grandes distancias y es aquí cuando necesitan valerse de esta hazaña para llegar a su presa.

Se alimentan de sangre, de animales de sangre caliente, y es más popular encontrarlas en animales domésticos como en perros y gatos. A las personas también les toca parte de este festín y mientras les podamos servir de alimento no harán distinción entre animales o humanos.

¿Cómo son estas picaduras?

A veces es difícil distinguir sus picaduras de otros insectos, sobre todo si estamos en el campo en contacto con otros insectos. Es importante saber la causa de las picaduras porque si se trata de una o varias pulgas hay que intentar erradicarlas lo antes posible. Los síntomas más habituales que presenta son:

  • Suelen picar varias veces apareciendo picaduras en grupo, generalmente en zonas muy estratégicas como pies, tobillos y piernas. Son las zonas más habituales porque están más al alcance del suelo. Otras zonas muy habituales son en la barriga y en los antebrazos.

Picadura de pulga en los niños

  • Las picaduras se presentas como pequeñas zonas abultadas con un puntito rojo en el centro del área. Este zona se suele convertir en ampollas que terminarán convirtiéndose en herida.
  • Producen mucha picazón y escozor por lo que hay que tomar precaución a la hora del rascado y no producir heridas que se puedan llegar a infectar.

¿Qué se puede hacer después?

Hay que lavar la picadura con agua y jabón e inmediatamente aplicar una loción de calamina para calmar la picazón. Es importante no rascarse fuerte y enérgicamente pues podrían producirse heridas que son fáciles de infectar.

Hay que valorar cuál es el motivo de la picadura porque probablemente hayan sido contagiadas de alguna mascota. Intentar apartar al niño de tal mascota y haciendo un tratamiento de limpieza y aplicando algún tipo de collar o pipeta, es una de las mejor opciones para estas mascotas.

Si crees que han quedado insectos en casa, lo más probable es que estén en las alfombras. Ya no es cuestión de limpiar todo lo que te encuentras porque aún con esas muchas veces siguen picando y eso nos irrita aún más, por más que no lo sepamos una maldita pulga en casa es odiosa, porque resulta tediosa de aniquilar. Hay sprays especiales para echarlo en habitaciones. Habría que hacerlo con la puerta cerrada y esperar un mínimo de 12 horas para que pueda hacer efecto. Creo que si se hace meticulosamente no hará falta traer a ningún exterminador profesional para tratar la casa, ahora si el problema radica en el jardín quizás el problema sea mucho más grave.

Picadura de pulga en los niños

¿Hay que tener más cuidado con los niños?

Los niños son más vulnerables a sufrir este tipo de picaduras. Normalmente están más en contacto en el suelo o incluso tocando a sus mascotas. Lo peor de esto es la reacción alérgica que pueda suponer, ya que la posterior picazón junto con el rascado de los niños puede producir grandes infecciones. Los niños pueden echarse insecticidas repelentes pero si crees que es alérgico a los productos químicos siempre puede usar productos naturales como el limón. Hervimos las rodajas de limòn con medio litro de agua y lo dejamos reposar y enfiar, después sólo queda ehcar un chorro de vinagre y ya lo puedes aplicar en el niño y objetos.

Para el alivio de la picadura también podemos aplicar aloe vera y vinagre de manzana.

Para que tengamos que acudir al médico deberíamos revisar que el niño padeciera algún síntoma extremo como fiebre, mareo problemas para respirar, naúseas, vómitos o incluso un empeoramiento de la infección con mucho dolor o picazón.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.