El pie plano en los niños

pies planos

El pie plano es una condición que puede afectar tanto a adultos como a niños, pero cuando ocurre en niños se llama ‘pie plano pediátrico’. La mayoría de los niños que tienen el pie plano pediátrico nacen con esta condición, pero sin embargo, puede aparecer posteriormente. Los niños por lo general superan el pie plano pediátrico por su cuenta a medida que crecen y es a partir de los 5 años cuando tiende a desaparecer por completo.

Qué es el pie plano

El pie plano es una forma común de pie. Cuando una persona con pie plano se pone de pie, como te he comentado más arriba la parte media del pie -o arco- desaparece. El pie parece que está plano sobre el suelo. Hay tres tipos de pie plano y saber cuál es el pie plano que tiene tu hijo ayudará a acertar con el tratamiento que necesita.

  • Pie plano flexible. Casi todos los niños con pie plano tienen lo que se llama pie plano flexible. Esta condición no es dolorosa, no causa discapacidad y no requiere ningún tratamiento, siempre afecta a ambos pies y mejora solo con el paso del tiempo.
  • Pie plano flexible con un corto tendón de Aquiles. Esta condición ocurre muy raramente a los niños pequeños. Afecta a ambos pies, puede causar dolor y también discapacidad.
  • El pie plano rígido. El pie plano rígido es menos común. Esta condición muestra con mayor frecuencia en personas que tienen un problema en los huesos de sus pies -coalición tarsal-. Aproximadamente una de cada cuatro personas con el pie rígido tiene dolor y discapacidad. Alrededor de la mitad de las veces, el pie plano rígido afecta a ambos pies.

pies planos

En definitiva, cuando un niño tiene el pie plano pediátrico, el arco del pie se encoge o desaparece. Si el arco vuelve a aparecer cuando el niño se sienta o se pone de puntillas, esto se conoce como pie plano pediátrico flexible. También existe el pie plano pediátrico rígido, que con esta condición, los arcos no vuelven a aparecer cuando el niño se sienta o se pone de puntillas. También está el pie plano con corto tendón de Aquiles.

 

 

¿Los pies planos son un problema?

Si tu hijo tiene los pies planos, por lo general no es algo de lo que debas alarmarte o preocuparte en exceso. Muchas personas con los pies planos no tienen problemas asociados en su vida y tan siquiera necesitan tratamiento para tener una vida totalmente normal.

Pero sin embargo, los pies planos, cuando no se mejora con el paso de los años, están asociados con:

  • Dolor de pies, tobillos, piernas, rodillas, caderas o espalda baja.
  • Los pies pueden arrastrar demasiado al caminar o que rueden hacia el interior demasiado. Esto puede causar que los zapatos se desgasten rápidamente y que existan lesiones.
  • Pueden haber problemas con los huesos, los músculos, los tejidos conectivos y alrededor de los pies.

Si tu hijo tiene cualquier de estas condiciones entonces sí es probable que necesite tratamiento.

Cuáles son los síntomas de los pies planos

La mayoría de los niños con pie plano pediátrico no tienen síntomas. Un padre o cuidador usualmente se da cuenta de esta condición. Los síntomas que pueden experimentar los niños ante los pies planos incluirán las siguientes señales:

  • Dolor, sensibilidad o calambres en los pies y en las piernas -sobre todo en la parte inferior de los pies-
  • Los talones se inclinarán hacia fuera
  • Cambios en la forma de caminar
  • Dolor o molestias al caminar

pies planos

Los padres también pueden notar que sus hijos no quieren hacer deporte u otras actividades físicas porque les pueden causar grandes dolores y molestias en sus pies y en las piernas. Si tu hijo experimenta cualquiera de estos síntomas, deberás consultar a un pediatra inmediatamente.

Los niños afectados por los pies planos rígidos pueden experimentar síntomas más severos. Los afectados con la coalición tarsal, puede presentar una unión anormal de los huesos de los pies, puede comenzar a experimentar síntomas en la preadolescencia. Los niños que experimentan una enfermedad llamada astrágalo vertical -congénita- también causa una apariencia rígida en la base del pie en forma redondeada y pueden comenzar a experimentar síntomas al caminar.

 

El diagnóstico

Un pediatra puede diagnosticar el pie plano pediátrico. La afección generalmente se diagnostica mediante la visualización de los pies sin ningún tipo de herramienta específica. El médico le dirá al niño que se siente, que se ponga de pie y que camina para examinar cómo los pies están en contacto con el suelo en cada situación. El médico también puede examinar los zapatos de tu hijo para buscar patrones de desgaste.

En casos más severos, se puede realizar una placa de rayos X se puede tomar para determinar la extensión de la deformidad. El médico también puede examinar las rodillas y las caderas del niño para determinar si la condición del pie está relacionado con algún otro problema en la pierna.

Cómo se tratan los pies planos

En la mayoría de los casos los niños superan el pie plano pediátrico sin tratamiento. A menos que el niño esté experimentando dolor, el médico puede recomendar un enfoque de esperar a ver qué ocurre y cómo evoluciona de forma natural. Eso sí, te pedirá que lleves a tu hijo a revisiones periódicas para poder valorar su evolución. 

pies planos

En cambio, si el niño está experimentando dolor, el médico puede recomendar que uses algún tipo de plantillas duras o blandas para soportar el arco. También puede crear un aparato ortopédico a medida para encajar en el zapato de tu hijo y ayudarle a mantener el arco y aliviar el dolor. En los niños mayores y adolescentes, también pueden realizar ejercicios de estiramiento y terapia física para proporcionar un mayor alivio.

En casos más raros, la cirugía puede ser necesaria para tratar el pie plano pediátrico. Esto es más común con el pie plano rígido y en los niños que continúan experimentando dolor a pesar de los tratamientos no quirúrgicos. Existen diferentes tipos de cirugía, pero dependerá de la edad del niño, del tipo de pie plano y del grado de la deformidad.

Deseamos añadir que el profesional recomendado para diagnosticar y tratar cualquier alteración podológica es el podólogo, que cuenta con la formación necesaria a fin de abordar estos problemas.

 


4 comentarios

  1.   Francisco Ariza dijo

    Hola María José,
    En tu entrada haces referencia al pediatra pero, ¿sabías que el podólogo es el profesional sanitario especialista en el diagnóstico y tratamiento de las afecciones y deformidades de los pies, incluidas las de los niños?
    No veo referencia a ellos y la mayoría de las veces ven alteraciones que a otros muchos profesionales se les escapan. Saludos.

    1.    Macarena dijo

      Muchas gracias por tu aporte Francisco, incluiremos la puntualización. Un saludo.

  2.   podologo colegiado dijo

    Hola María José,
    Como bien dice la persona que escribe el comentario anterior, el único profesional sanitario que tiene una formación académica universitaria de una duración de 4 años en la facultad para diagnosticar y tratar las afecciones y deformidades del pie es el Podólogo. Al igual que ante una alteración bucal hay que ir al odontólogo, lo más aconsejable para tratar una alteración podológica sería ir a un profesional de la podología, ya que estos profesionales tienen muy bien acondicionadas sus consultas con sus correspondientes aparatos de diagnóstico e instrumental presciso, y lo más importante; conocimientos para tratar cualquier enfermedad de los pies, si lo comparamos con otro profesional sanitario que no abarca en su campo profesional el diagnóstico y el tratamiento exclusivo del pie.

    Saludos

    1.    Macarena dijo

      Gracias también a ti, el comentario ha sido muy valioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *