Pies planos en bebés

Bebé recién nacido en la cuna.

Todos los bebés nacen con los pies planos, no tienen bóveda plantar diferenciada.

Los padres con bebés o niños pequeños, cuando observan sus pies se preocupan porque piensan que sus hijos tienen los pies planos y es algo anormal e invariable. Todos los bebés tienen los pies planos, pero conozcamos algo más al respecto y no lancemos precipitadamente el grito al cielo.

Pies planos

Todos los bebés, incluso algunos niños tienen los pies planos, algo que se denomina “pies planos flexibles”. Esto es totalmente normal y como padres no hay que asustarse. Lo más probable es que esto se corrija en la franja de los 4-6 años o antes. Los bebés tienen los pies regordetes, una imagen tierna y que a todo el mundo hace sonreír. Sin embargo si uno observa más allá comprueba que los pies son casi todo grasa. El arco plantar no está formado aún y da lugar a esa imagen uniforme. El bebé todavía no puede cargar con el peso de los huesos de sus pies.

Si sobre los 6 años los pies del niño continúan planos, se le puede incorporar una plantilla determinada para su calzado. Cuando el bebé comienza a dar algún paso es importante animarle, masajear sus pies y dedos, instarle a que juegue con algún juguete utilizando sus extremidades inferiores. Es conveniente, tenga o no los pies planos, que camine descalzo, cuando se pueda, y haga una buena pisada. Con esto logrará un más preciso agarre de los dedos de los pies al suelo. Los zapatos del bebé, en sus primeros pasos, deben ser de iniciación y adecuados a su talla.

Caminar descalzo

Bebé descalzo en la playa.

En el bebé es conveniente, tenga o no los pies planos, que camine descalzo, siempre y cuando se pueda, y haga una buena pisada.

Con la pisada de un bebé no se aprecia el puente del pie. Toda la planta toca el suelo. Ante el miedo a que sea un defecto o una malformación sin solución, no es para nada así. Con el paso del tiempo los músculos del niño se fortalecen y los huesos toman forma. Los padres deben potenciar en el hijo una vida sana, con una alimentación adecuada y con actividades al aire libre y que le permitan moverse, investigar, levantarse, caerse y sentir con sus pies diferentes texturas de suelo y otros elementos. Es contraproducente un peso excesivo, ya que el proceso se ralentizará y necesitará una mayor atención.

Caminar descalzo no solo ayuda a lograr una mejor pisada, ayuda a evitar la retención de líquidos, es relajante, permite sentir y conectarse al medio. El bebé no dará los pasos convenientemente cuando se observe en él:  que no camina pronto y se tambalea, los zapatos se le desgastan por un lateral o rechaza caminar y se cae. No obstante, todo esto no le acarreará dolor. En estos casos se recomienda una visita al ortopeda y que sea él quien valore el grado y el tratamiento oportuno al caso.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.