Pintura comestible

pintura comestible

A los niños les encanta dibujar pero hay veces que se convierte en un desastre. Hay días que no encuentran papel y pintan encima de lo primero que encuentran y esto puede ser un desastre. No sería la primera vez que nos encontramos las paredes pintadas con sus obras de arte.

Pero para evitar esto os traemos una idea genial, que sin duda muchas desearíais que os lo hubieran contado antes. Se trata de las pinturas comestibles, las pinturas de dedos pero hecha de forma casera. Es muy sencilla, rápida de hacer y los peques os podrán ayudar a preparla.

Para hacerlo los ingredientes que necesitaremos los encontraremos en nuestra cocina:

  • 250 ml de agua (Un vaso de agua)
  • 30 gr de harina de maíz
  • 25 gr de azúcar
  • Una pizca de sal 
  • Colorantes alimentarios
  • Varios recipientes con tapa para cada color que hagamos

Colocaremos en frío todos los ingredientes, excepto el colorante, en un cazo y lo mezclaremos poniéndolo al fuego lento. Seguimos removiendo con una cuchara de madera hasta que adquiera la consistencia de una crema espesa. Retiraremos y lo verteremos en los diferentes recipientes que tenemos preparados para guardarlo. Para darle el color sólo debemos agregar el colorante alimentario a cada uno de los botes para remover de nuevo. La intensidad del color lo conseguiremos añadiendo más o menos colorante a la mezcla.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *