Pintura imán

La pintura imán para las paredes tienen muchas aplicaciones en el hogar, en la cocina por ejemplo nos puede ser muy útil para dejar recetas de cocina y la lista de la compra. En la zona de infantil podemos sacarle mucho juego. En las habitaciones de los más pequeños podemos pintar una de las paredes para que los niños cuelguen sus dibujos y las manualidades que tanto les guasta hacer. Para los más mayorcitos, en su lugar de estudio frente al escritorio, les será muy útil para tener a mano el horario de clase y todas sus notas y apuntes. Para colgar las fotos de sus amigas, en el caso de las chicas es una buena solución. En la edad adolescente, a los chavales les gusta de cubrir casi por completo las paredes con todo tipo de fotografías, posters y demás recuerdos, os lo digo por propia experiencia. Tengo una niña adolescente que lo que más le gusta es decorar su habitación con todo tipo de imágenes de actores de sus series favoritas. El problema llega cuando la pared acaba llena de agujeros por las numerosas chinchetas y si pones celo, peor porque se pela la pintura.

Con la pintura imán, tan solo debemos colocar unos pequeños imanes que se pueden encontrar en cualquier papelería y tendremos siempre la pared en buen estado. El secreto de esta novedosa pintura es su composición a base de pequeñas partículas metálicas antioxidantes. Esta pintura se aplica de forma sencilla como cualquier otra con la ayuda de un pincel o rodillo común y tan solo se necesita dos capas. La pintura imán se comercializa en un solo color, gris pero cuando está seca se puede aplicar el color que más nos guste para la decoración del cuarto infantil, esto no altera nada las propiedades de la pintura imantada.

fuente: decoracion 2


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *