¿Qué caracteriza a la placenta baja o previa?

que es la placenta baja o previa

La placenta baja o previa es una anomalía que se da durante el primer trimestre del embarazo en la que la placenta desciende (baja) total o parcialmente hacia la porción inferior del útero, donde se implanta y puede llegar a obstruir el orificio cervical interno del cuello uterino.

En este artículo vamos a descubrir por qué se produce la placenta previa, sus diferentes grados de manifestación, qué consecuencias tiene para la madre y su bebé, así como los tratamientos indicados para esta afección.

¿Qué es la placenta baja o previa?

placenta baja o previa

En un embarazo normal la placenta se localiza adherida a la parte superior o lateral del útero. Pero en determinadas situaciones, la placenta puede cambiar de posición al descender hacia la parte inferior del útero cubriendo el cuello uterino y obstruyéndolo total o parcialmente.

¿Por qué se produce?

La placenta previa suele producirse entre el segundo o tercer mes de gestación y afecta a una de cada 200 mujeres embarazadas. Suele darse en mujeres fumadoras, de edad avanzada, con antecedentes de cesáreas o abortos, con malformaciones o enfermedades uterinas (como los miomas), embarazos múltiples, infecciones o ingesta de drogas como la cocaína.

Tipos de placenta previa y síntomas

proceso del embarazo

La placenta previa se diagnostica mediante una ecografía transvaginal o abdominal, de ahí que sea de vital importancia acudir a todas las revisiones periódicas programadas por el especialista.

Esta afectación puede manifestarse en diferentes grados:

  • Placenta previa total: cuando la placenta cubre por completo el cuello uterino.
  • Placenta previa parcial: si cubre parcialmente el cuello uterino dejando un pequeño margen sin obstruir.
  • Placenta previa marginal: si alcanza el orificio cervical interno pero sin llegar a cubrirlo.
  • Placenta lateral o baja: si la placenta se inserta en una posición más baja alcanzando el segmento uterino inferior. Este es el menos grave de todos.

Uno de los síntomas principales que tiene la placenta baja o previa es el sangrado vaginal que destaca por ser de un color rojo brillante. Normalmente este síntoma no viene acompañado de dolor y sucede después de las 20 semanas de embarazo. En algunas ocasiones se puede observar algunas manchas de sangre que aparecen antes de un evento que desencadena más pérdida de sangre.

El pronóstico de la placenta previa es bueno si se trata adecuadamente y el riesgo de muerte asociado a esta complicación es muy bajo, entre el 2% y el 5%. En cualquier caso, lo más recomendable es llevar hábitos de vida saludable que propicien un buen desarrollo del feto y un embarazo saludable.

Por otro lado, el sangrado también puede venir acompañado de contracciones prematuras del útero que provocan un dolor más fuerte. Además, el sangrado puede llegar a aparecer en situaciones posteriores al sexo o durante un examen médico. En otras ocasiones aparece hasta el parto. En resumen, se puede decir que no hay un evento específico que provoque dicho sagrado.

Para prevenir posibles complicaciones es conveniente consultar al médico durante el segundo o tercer trimestre del embarazo siempre y cuando el sangrado sea intenso durante dicho periodo.

Consecuencias y tratamiento

Generalmente, la placenta previa remite a las 28 semanas de gestación cuando el cuello del útero se dilata. Sin embargo, es posible que esto no suceda, por lo que debe implementarse una serie de tratamientos que eviten algunos de sus riesgos asociados como el mal posicionamiento del bebé para el parto, problemas en su crecimiento y neurodesarrollo, hemorragias fetales, etc.

La manifestación clínica que presentan las embarazadas con placenta previa es un sangrado que cursa sin dolor, de abundancia variable y a intervalos periódicos intermitentes. Por lo que no es un signo de menstruación y es una señal distintiva de la existencia de placenta previa. En este caso, será necesario llevar a cabo una serie de intervenciones que velen por la seguridad de la madre y el bebé.

En la mayoría de los casos, la recomendación para las pacientes con placenta previa es el reposo absoluto en cama. También dejar de fumar en el caso de que la madre disponga de ese hábito y en algunos casos puede indicarse la interrupción de la actividad sexual.

Con esta información podrás conocer más sobre los síntomas, características e identificación de la placenta baja o previa y sus posibles tratamientos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.