Poesías de Gloria Fuertes para niños

Poesías de Gloria Fuertes para niños

Las poesías de Gloria Fuertes para niños son todo un gran imprescindible. Porque sus creaciones han pasado de generación y a generación y se convierten en esas palabras que, a los mayores nos hace volver atrás en el tiempo, y a los más pequeños aprender cosas nuevas de una manera muy especial.

Así que, si estabas buscando una serie de opciones, es el momento de dejarte llevar por ellas. Son muchas y muy variadas, pero nada como rescatar todas aquellas que cuentan con su humor tan característico, sus enseñanzas a modo de juegos de palabras y como no, combinadas con muchas metáforas.

Poesías de Gloria Fuertes para niños: ‘En mi cara redondita’

Desde pequeños, intentamos que los peques vayan aprendiendo ciertas cosas que son clave. Una de ellas son las partes del cuerpo y en este caso, de la cara. Gracias a este poema, que se aprende muy rápidamente, los niños conseguirán distinguir sus partes del rostro.

En mi cara redondita
tengo ojos y nariz,
y también una boquita
para hablar y para reír.

Con mis ojos veo todo,
con la nariz hago achís,
y con mi boca como
palomitas de maíz.

libros infantiles

‘El río’

Si quieres una poesía bastante corta y concisa, entonces no te puedes olvidar de ‘El río’. Porque vio la luz en el año 1995, de la mano de su libro, ‘El libro de las maravillas’. ¡Hasta parece que se trata de una adivinanza! Así que, puedes introducirlo en varios juegos con los más peques.

Serpiente de agua dulce
que se arrastra por la tierra
y cuando llega al mar se muere.

‘La pata mete la pata’

El toque más divertido viene de la mano de este poema. Porque además de la rima, también nos habla de la amitad y nos acerca a las onomayopeyas. De manera que seguro que los más pequeños están deseando repetirlas una y otra vez.

La pata desplumada,

cua, cua, cua,
como es patosa,
cua, cua, cua,
ha metido la pata,
cua, cua, cua,
en una poza.


-¡Grua!, grua , ¡grua!

En la poza había un Cerdito
vivito y guarreando,
con el barro de la poza,
el cerdito jugando.

El cerdito le dijo:
– Saca la pata,
pata hermosa.

Y la pata patera
le dio una rosa.

Por la granja pasean
comiendo higos.

¡El cerdito y la pata
se han hecho amigos!

‘El gallo despertador’

El gallo es quien pone la alarma cada día para poder despertar a quienes le rodean. Pero claro, si lo hacemos con una poesía como la que sigue, todo será mucho más llevadero, incluso para los que no quieren despertarse tan temprano.

-Kikirikí,
estoy aquí-,
decía el gallo
Colibrí.

El gallo Colibrí
era pelirrojo,
y era su traje
de hermoso plumaje.

-Kikirikí.

Levántate campesino,
que ya está el sol
de camino-.

Kikiriki.

Levántate labrador,
despierta con alegría
que viene el día-.

Kikiriki.

Niños del pueblo,
despertad con el ole
que os esperan en el “cole’-.

El pueblo no necesita reloj,
le vale el gallo despertador.

enseñanzas de las poesías para niños

‘Mi abuela es un hada’

¿Qué haríamos sin las abuelas? Solo los nietos que han crecido con ellas o que han disfrutado de su presencia, saben lo importante que es una figura como ellas. De ahí que entre las poesías de Gloria Fuertes para niños tampoco nos podíamos olvidar de un bonito homenaje como el que sigue.

Mi abuela Mariana,
tiene una cana,
cana canariera.

Mi abuela Mariana,
me cuenta los cuentos
siempre a su manera.

Yo la quiero mucho,
yo la quiero tanto…
Me ducha, me peina
y me lleva al campo.

Me enseña canciones,
me ayuda a estudiar,
dice poesías,
solemos jugar.

Luego por la noche
mi abuela me vela,
un cuento me cuenta
y cuando me duermo,
me apaga la vela,
Mariana mi abuela.

Mi abuela Mariana,
de paja el sombrero,
el traje de pana,
mi abuela Mariana
no parece abuela,
me parece un hada.

‘A mi amigo el sol’

Dar las gracias a algo tan importante como es el sol, también hace que los niños aprendan todo cuanto les rodea y la importancia que este supone.

Sol, astro amigo,
rey de los astros,
se que sin ti
nada nace en el campo.

Sol, astro amigo,
yo te bendigo,
vente conmigo.
¡Ya somos dos!

Sol, astro amigo,
me das mi sombra
y juegas conmigo.
¡Ya somos tres!

Como un perrito me sigue
mi sombra asombrada.
Corro y la sombra corre,
me paro y se para,
río y se ríe,
salto y salta.

Tengo buena sombra,
Sol,
gracias a tu gracia.

‘Los 10 dedos’

El cuerpo humano está muy presente entre los poemas de Gloria Fuertes como bien hemos mencionado. De manera que en este caso no es el rostro sino los dedos. Es una manera de aprender a reconocerlos y por ello, se convierte en un juego de lo más especial para los niños.

Este dedo uno
es muy tuno.

Este dedo dos
reza a Dios.

Este dedo tres
el más largo es.

Este dedo cuatro
parece un pato.

Este dedo cinco
juega a “pinto, pinto”.

Este dedo seis
bien gordo es.

Este dedo siete
gasta bonete.

Este dedo ocho
come bizcocho.

Este dedo nueve
se come la nieve.

Este dedo diez
¡qué bonito es!

‘Un globo, dos globos, tres globos’

Otro de los más conocidos es este. Seguro que ya lo estás leyendo con ritmo y no es para menos. Porque ya sabes que Gloria Fuertes también salía en la televisión y amenizaba cualquier espacio con sus poemas.

Un globo, dos globos, tres globos.
La luna es un globo que se me escapó.

Un globo, dos globos, tres globos.
La tierra es el globo donde vivo yo.

Un globo, dos globos, tres globos,
mi casa es un globo grande de color.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.