Pomada oftálmica de eritromicina para recién nacidos

eritromicina

Es posible que hayas soñado con mirar los dulces ojos de tu recién nacido la primera vez que lo ves en el hospital. En cambio, lo más seguro es que te encuentres con unos ojos pegajosos y ligeramente hinchados. ¿Por qué pasa esto? Bueno, la sustancia pegajosa proviene de un ungüento especial para los ojos que protege la vista del bebé.

¿Qué es la pomada de eritomicina para recién nacidos?

Este ungüento para los ojos que contiene eritromicina y es un antibiótico. Dentro de las 24 horas posteriores al nacimiento, un médico o una enfermera aplicarán una tira delgada de ungüento de eritromicina debajo de los párpados inferiores de tu pequeño. Por lo general, esto sucede en las primeras dos o tres horas de vida del pequeño. También puedes escuchar la frase «profilaxis ocular», que es el término médico para el uso de pomadas antibióticas para prevenir infecciones oculares en los recién nacidos.

No tendrás que lavar este ungüento más tarde. Generalmente desaparece por sí sola después de uno día o dos.

¿Por qué a los recién nacidos se les pone este ungüento de eritromicina?

Simple: la pomada protege a los bebés de infecciones oculares graves causadas por gonorrea, clamidia y otras bacterias comunes. Las mamás que tienen una infección de transmisión sexual  (ITS) pueden transmitirla a sus recién nacidos durante el parto, lo que los pone en riesgo de contraer una infección ocular conocida como oftalmía neonatal (ON).

Seguramente debes estar pensando que no hay forma de que puedas tener una ITS, y probablemente no la tengas. Además, tu obstetra/ginecóloga probablemente te hizo una prueba de detección de clamidia y gonorrea durante el embarazo.

Pero algunas futuras mamás no se hacen la prueba, ya sea porque no tienen seguro médico o porque no reciben una buena atención prenatal. O es posible que hayas contraído clamidia o gonorrea después de dar negativo. Después de todo, los hombres y las mujeres pueden tener estas ITS sin tener síntomas y las tasas de gonorrea están aumentando.

Por todas esas razones, es más seguro administrar pomada de eritromicina a cada recién nacido como parte de las  pruebas y procedimientos de rutina.

¿Es necesaria la pomada de eritromicina para los ojos de los recién nacidos?

Es importante que tu bebé reciba este ungüento para los ojos: si no lo hace y tienes gonorrea o clamidia, existe una probabilidad del 30 al 50 por ciento de que le transmitas la bacteria. Y eso pone a tu bebé en riesgo de desarrollar ON, lo cual no es broma. En unos pocos días, los ojos de un bebé infectado se hinchan y enrojecen con pus. Si la infección no se trata, puede dañar las córneas y causar ceguera.

Es por eso que la prevención de infecciones oculares bacterianas con gotas para los ojos o ungüentos ha sido el cuidado estándar de los recién nacidos desde la década de 1880, cuando los médicos ponían nitrato de plata en los ojos de los bebés. Luego cambiaron a eritromicina porque es mucho menos irritante.

En 2019, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE.UU. reafirmó su recomendación anterior de que todos los bebés reciban un ungüento antibiótico al nacer. La recomendación también cuenta con el respaldo de la Academia Estadounidense de Pediatría, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud.

Así que piensa en el ungüento oftálmico de eritromicina para tu recién nacido como un seguro por si acaso, incluso si fue una cesárea. Dado que es un antibiótico, podría prevenir infecciones oculares causadas por otros tipos de bacterias que el bebé podría contraer.

Retrasar la aplicación de la pomada ocular para recién nacidos

La eritromicina puede nublar un poco la visión de tu recién nacido, pero, para empezar, la vista de tu pequeño no es 20/20. (La mayoría de los bebés son miopes). Pero si deseas hacer contacto visual mientras sostienes a tu bebé, pregúntale al médico o a la enfermera si pueden retrasar la aplicación de la pomada en esos pequeños mirones durante una hora o dos. Probablemente dirán que sí para que ambos podáis disfrutar de tu primera sesión de abrazos y amamantamiento piel con piel sin que se interponga una mayor borrosidad (aunque sus ojos pueden empañarse por las lágrimas).


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)