Ponerse disfraces tiene efectos muy beneficiosos para los niños

Beneficios disfrazarse

El martes de Carnaval es el 9 de febrero, así que en muchos colegios (si no en la mayoría) lo celebran mañana, o sea que nos queda nada para ver desfilar a bomberos, buzos, cebras, caramelos con palo, aves exóticas, arañas, brujas, pitufos o personajes de los Picapiedra. Seguro que ya tienes preparado el disfraz de tus niños, y hasta es posible que colabores con la AMPA o el cole confeccionando complementos u organizando el evento. Y sí, yo también lo pienso: ¡si hace nada que estábamos en Halloween!, ¡qué rápido pasa el tiempo! ¿verdad?

Bueno, a lo que iba, quería aprovechar la inminencia de este evento que nos permite sacar afuera nuestro ‘alter ego’, para hablaros de las ventajas que tiene para los peques cambiar de apariencia. Lo primero que te debería decir es que disfrazarse es bueno en cualquier época del año, así que no le quites las ganas cuando quiera jugar con un tocado puesto, o tenga ganas de salir al parque vestido de fantasma, porque serán experiencias llenas de emociones y fantasía que les permiten el juego simbólico, y por lo tanto desarrollan su pensamiento abstracto.

Este juego simbólico está presente aproximadamente entre los 4 y los seis años, les ayuda a observar y construir su propia ‘versión’ sobre el mundo que les rodea. Así pues, no es extraño que en esas edades tus hijos propongan ir de paseo ataviados como si fueran súper héroes o con la nariz de payaso puesta; ni es extraño, ni hay nada de malo en ello, sea o no Carnaval.

Por otra parte, con la elección, los niños exploran su propia imaginación, al adoptar roles poco habituales para ellos

Que se disfracen cuándo y como quieran.

Déjales que se pongan la ropa de los mayores (salvo que sean trajes de trabajo o de gala que no quieras estropear), que escojan en la tienda la peluca que más les guste, que se calcen los zapatos de papá, y que disfruten representando diferentes papeles. Entre las ventajas que obtendrán está el desarrollo del lenguaje corporal y verbal, alcanzar la autoconfianza y liberar tensiones (además de lo que he mencionado más arriba)

Disfrazarse no es obligado.

En ningún momento del año: si lo hacen es porque les gusta, porque surge de forma natural. No es divertido que te obliguen a divertirte, eso es un contrasentido.

Y ahora sí: disfrutad del Carnaval.

Imagen — juhansonin


Categorías

Consejos

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *