Por qué controlar las visitas después del parto

bebe recien nacido1

Si eres mamá reciente o ya eres mamá lo que hoy te cuento te va a resultar familiar, pero si estás embarazada por primera vez, entonces también te interesará lo que te quiero explicar hoy. Cuando fui mamá tuve tantas visitas en el hospital que incluso una de las personas que estaban dentro de la sala se mareó y después en casa durante las semanas siguientes fue más de lo mismo. Pero hazme caso que en la próxima vez, ya no me pillará por sorpresa y espero que después de leer estas líneas ¡a ti tampoco! Quiero hablarte sobre por qué debes controlar las visitas después del parto.

Es cierto que las personas que te quieren están deseando conocer a tu bebé y quieren visitarte con toda su buena intención, pero hazme caso cuando te digo ¡que ya habrá tiempo para eso! Pero cuando estés recuperada del todo, antes debes luchar por tu intimidad y la de tu familia estableciendo reglas. ¿Por qué debes establecer límites de visitas? No pierdas detalle…

No te pueden ayudar realmente

No es que no quieran hacerlo es que no pueden porque tú necesitas alimentar a tu bebé y estar dándole cariño. Las tareas que deben hacerse son: comidas, limpieza y otras tareas que los invitados no pueden ni quieren hacer.

El bebé no interactúa

Las visitas que no son padres esperan que los bebés hagan cosas con ellos… y eso no es posible, un recién nacido sólo come y duerme. Nada más.

bebe recien nacido

Estás cansada y no te encuentras al 100%

Acabas de traer un bebé al mundo, los puntos te duelen y estás cansada todo el día de no dormir apenas. Recibir visitas sólo agobia y las hormonas revueltas no ayudan a estar en el mejor momento.

Es estresante

Tener que recibir visitas es estresante, esto es una realidad. Necesitas descansar y no que te den consejos (agradecidos pero no deseados) cuando apenas puedes mantenerte despierta.

Por todo esto te aconsejo en base a mi experiencia que límites las visitas a cuando te sientas mejor, no cuando acabes de llegar a casa del hospital.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *