¿Por qué debes controlar el tiempo de televisión de tus hijos?

Niño viendo la televisión

El tiempo que los niños pasan frente al televisor u otros dispositivos electrónicos suele ser motivo de polémica. Para los niños ver la tele o jugar con la tablet o la videoconsola es muy divertido. Pero también es cierto que en muchas ocasiones el tiempo que hacen uso de estos aparatos es excesivo. 

Para muchas madres y padres desbordados por la crianza, el trabajo y las tareas del hogar, la tele u otros aparatos electrónicos son un salvavidas que les permite tener a los niños entretenidos un buen rato. Pero, ¿cuánto tiempo pueden estar nuestros hijos frente a estos dispositivos sin que sea perjudicial?

Según las Asociaciones pediátricas de diferentes países, los menores de dos años no deberían ver nada de televisión. A partir de esta edad, el tiempo máximo de exposición a cualquier dispositivo electrónico, no debería superar las dos horas. 

¿Por qué debes controlar el tiempo de televisión de tus hijos?

Niña viendo la televisión

La exposición prolongada de los niños a la televisión u otro tipo de pantallas puede generar diversos trastornos:

  • En menores de dos años, la televisión hace que el desarrollo psicomotor no se vea favorecido, debido al sedentarismo que implica.
  • Déficit de atención y bajo rendimiento escolar. Los dispositivos electrónicos emiten estímulos visuales a gran velocidad y una enorme variedad de estímulos en tiempos muy cortos. Esto se asocia con bajadas en los niveles de atención y en el rendimiento escolar.
  • Disminuye la actividad física favoreciendo el sedentarismo, la obesidad y otros trastornos derivados de la falta de ejercicio.
  • Pasar muchas horas frente al televisor está asociado a un incremento de estados de ansiedad y depresivos.  El comparar la realidad ficticia que ofrece la tele con la propia, se pueden desencadenar estados de frustración.
  • Un niño que pasa muchas horas frente al televisor sin supervisión, tomará como referente a los personajes que en ella aparecen en lugar de a sus padres.
  • La tele u otras pantallas favorecen el aislamiento social, impidiendo que el establecimiento de lazos afectivos con la familia y los amigos.
  • El tiempo que tus hijos pasan viendo la tele se lo restan a otro tipo actividades, como la lectura o el juego, que son importantes para su desarrollo físico y emocional.
  • Ver mucha televisión favorece los trastornos de sueño, el insomnio y malos hábitos a la hora de dormir.

Con esto no quiero decir que no debas dejar ver la tele a tus hijos. Más que prohibir hay que limitar el tiempo de exposición y velar por que los contenidos sean apropiados para la edad de los niños. La clave, como en todo,  está en el equilibrio.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.