¿Por qué disminuye el apetito del bebé en Verano?

apetito del bebé

Esta es una de las grandes dudas que se tiene cuando es primeriza. Si mi hijo comía por siete, ¿cómo es que ahora no come apenas nada?. La respuesta es que, en esta época del año, donde las altas temperaturas son sofocantes, tanto los bebés como los mayores perdemos el apetito por el mismo calor.

Además, cada niño tiene unas necesidades básicas específicas, que con el cambio de época, también influyen en el organismo del bebé. Es otro factor importante a tener en cuenta.

Aunque no lo creáis en muy fácil de saber. El cuerpo tiene una temperatura media de 36,5ºC, por lo que en invierno debe consumir más calorías para mantener constante esta temperatura con respecto a la del ambiente; sin embargo, en Verano, la temperatura ambiental y corporal es la misma o incluso superior (la ambiental), por lo que, el organismo, no necesita de consumir demasiadas calorías para llegar a tener esa temperatura constante, porque gracias al ambiente ya la consigue.

Ésta es una de las causas mayores de por qué perdemos el apetito en Verano, porque al tener demasiado calor, los bebés no tienen ganas de comer, y tampoco les hace falta consumir demasiadas calorías, por lo que no hay que forzarle.

apetito del bebé

Es por esa calor constante que el bebé está desganado, sin ganas de comer, ni de jugar incluso, las altas temperaturas les afectan mucho. Pero, esto no significa que no le dejemos sin comer ni beber, hay que darle hasta que el quede saciado totalmente y no forzarle.

Lo importante es darle cosas frescas, para que esté hidratado. El agua es la mejor opción, aunque también podemos suministrarle yogures naturales, algún que otro helado, o zumos que contengan  el 100% de fruta y sin azúcares añadidos.

Más información – ¿Cómo hidratar al bebé este Verano?

Fuente – Mi bebé y yo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *