Por qué es bueno leer a tus hijos, aunque no sepan aún ni hablar

Hay padres que prefieren postergar el momento de la lectura hasta los 2 años, para que comprendan bien lo que se les lee. Sin embargo, puedes comenzar a leer a tu hijo incluso antes del nacimiento.

Está claro que desde tu útero no comprenderá lo que dices. Pero es un ejercicio que les ayudará a reconocer tu voz una vez haya nacido.

¿Cuándo es el mejor momento para empezar a leerle?

Cualquier momento es bueno para empezar a leer, aunque es especialmente recomendable desde los 6 a los 12 meses. A esa edad les beneficia para mejorar su memoria y su vocabulario, estimulándolos para comenzar a hablar. Es importante que les hables para que comiencen cuanto antes a reconocer el lenguaje. Así que leerles es una buena forma de hacerlo. Mientras mejor uso del lenguaje tengas cuando les hables, más fácil será para ellos reconocer las palabras y comenzar a hablar.

Al principio no van a comprender lo que les estás contando, por lo que da igual si le lees el periódico de la mañana o un precioso cuento de tu infancia. Lo verdaderamente importante va a ser esa rutina de leerle un poco cada día. Compartir tiempo de calidad con tu hijo y aficionarlo al maravilloso mundo de los libros. Es una buena opción leerles ese libro que siempre estás posponiendo y no acabas por terminarlo. Mientras más te vea leer, más querrá seguir tu ejemplo.

Sus primeras experiencias con la lectura deben ser agradables, no te preocupes tanto por el nivel pedagógico del texto. Es más importante que sea divertido oírte, puedes leer cantando, o imitando voces, para amenizar el relato. Es bonito que tu hijo pueda visualizar esas historias como si de un teatro se tratase.

En el mundo de los libros, la creatividad está al poder, úsala. Disfrazaos, poneos un gorro divertido que esté relacionado con la historia. O mejor aún, relaciona la historia con los objetos que haya en la habitación. En realidad lo fundamental es que ambos lo paséis bien y que leer no se convierta en una actividad pesada para tu hijo.

¿Qué tipo de libro es el más adecuado para mi bebé?

Al principio tu bebé usará el libro como juguete, lo mirará, lo lanzará y se lo llevará a la boca. Por lo tanto, lo más adecuado pueden ser libros de pasta y páginas de cartón rígido. También están disponibles en el mercado libros de tela, con distintas texturas y sonidos, que sirven para que el bebé descubra mediante el tacto. Incluso existen libros de plástico para la hora del baño.

Durante este periodo no es imprescindible ni siquiera que sus libros tengan texto, ya que no los va a leer. Sin embargo, le gustarán los colores, las formas y las texturas. Son el paso previo para que su experiencia agradable se convierta en una sana costumbre, como es leer.

Es importante que dejes a tu hijo jugar con sus libros siempre que quiera, aunque no vayas a leer con él. Esto te facilitará que la experiencia con ellos sea agradable. Cuando menos cuenta te des, te contará los cuentos a ti en su propio lenguaje, o incluso a vuestro perro.

Una vez que sea un poco mayor, será tu bebé quien te ayude a descubrir, qué tipo de historias le gustan más. Es a partir de los 6 meses cuando comienzan a demostrar sus gustos. Verás por ejemplo que unas comidas le gustan más y otras menos, o demostrará preferencia por algunas canciones. Con sus cuentos hará lo mismo, al leer las historias, te hará saber con sus expresiones cuáles son las que le divierten más.

Un día te sorprenderá tarareando o cantando uno de esos libros que le cantaste con toda tu ilusión. O te dirá con sus propias palabras que os sentéis juntos a leer un rato. Te pedirá que le enseñes las letras para leer por sí mismo. Y sabrás que lo estás haciendo bien. No hay mejor estímulo para un niño que un libro del que pueda aprender y descubrir solo o en compañía.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.