Por qué los hijos roban a sus padres

Por qué los hijos roban a sus padres

Hay niños que comienzan son la travesura de robar y sin querer no se dan cuenta que con el tiempo se convierte en una pequeña necesidad. Si no son pillados o castigados después de haber robado, seguramente se transforme en una costumbre y eso no es un acto positivo. Tal hazaña se puede convertir es una obsesión y después en cleptomanía. En este artículo reseñaremos por qué los hijos roban a sus padres y cómo evitarlo.

Generalmente este hábito suele producirse en la edad de la adolescencia o cuando el niño empieza a tener la capacidad de conocer lo que es la posesión. Es verdad que cuando el niño es pillado aparece un resentimiento de culpa y vergüenza, y no solo a ellos, sino también por parte de los padres.

Causas por las que tu hijo puede robar

Son muchas las formas en que un niño puede robar. Generalmente hurtan cosas de valor que están relacionadas con el dinero. Si no es dinero, pueden incluso usar alguna cuenta o tarjeta para poder comprar algún capricho relacionado con los videojuegos. Casi todas las familias han experimentado este acto en mayor o menor medida y la duda está en por qué lo hacen.

Los niños a una edad temprana pueden robar a sus padres. Aunque comúnmente no suelen ser casos extremos, sí que pueden ser importantes por el hecho en sí. Cuando los niños son adolescentes y roban a sus padres el caso puede llegar a ser más grave, ya que tienen otro tipo de conciencia.

Un niño o adolescente puede tener la tentación de robar por tener las mismas cosas que otros niños, incluso de sus propios hermanos. De esta forma no tienen que estar pidiendo nada a sus padres y ellos mismos con esta técnica crean logros y más independencia.

Por qué los hijos roban a sus padres

Muchos de estos niños roban y terminan demostrando su propia valentía delante de amigos o para poder hacer regalos a sus amigos o a sus propios familiares. De esta forma están demostrándose a sí mismos que son victoriosos de sus propias metas, sin correr riesgos.

No llegan a evaluar el alcance de la situación, ya que pueden llegar a estar sintiendo egoísmo y falta de empatía por la repercusión de tal acto. Cada niño es un mundo y podemos llegar a concretar que quizás lo hagan por no tener que depender de nadie para necesitar algo material. O quizás están sustituyendo una falta de cariño en casa y lo estén supliendo con algo material, es por ello que hay que analizar cada situación y buscar una solución.

¿Qué hacer cuando tu hijo ha robado?

En muchas de las ocasiones, por regla general, el niño suele negar sus actos. Si es la primera vez que le pillas robando probablemente te sientas mal y traicionado, por lo que esperas que está situación sea puntual. El problema está cuando esta mala conducta se manifiesta en muchas ocasiones y no desaparece.

¿Qué hacer cuando sospechas que tu hijo ha robado? Será un momento de gran compromiso y seguramente lo niegue y nos hagan dudar de ese hurto. Tampoco quieres castigarlo, por si acaso nos estemos equivocando y el hecho se quedará sin ningún efecto.

Por qué los hijos roban a sus padres

Para poder imponer algún tipo de castigo es mejor atraparlo en el momento, cuando lo esté realizando, o por lo menos tener la gran certeza de que lo ha hecho. No podemos juzgarlo de algo sin tener la seguridad de que realmente ha ocurrido. Es mejor que la próxima vez tengamos a buen recaudo nuestro monedero o si queremos cerciorarnos de lo que ha ocurrido podemos poner una pequeña trampa.

No obstante, hay que corregir esa conducta para que tenga la conciencia de que no tiene que volver a ocurrir jamás. Se tiene que evitar sermonear o insultar llamándole ladrón, o pronosticar con que eso volverá a suceder. Ante todo, dale tu voto de confianza, hazlo sentir que tienes la certeza de que no volverá a ocurrir, así sentirá que no es tan mala persona y que forma parte de una gran familia. Si el niño es reincidente y compulsivo en robar habrá que derivar el caso a un psiquiatra o psicólogo infantil o para adolescentes. Hay que evaluar cuáles son las razones que le impulsan a cometer dicho acto.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.