Por qué los niños deben crecer con alegría cada día

La alegría es una de las emociones que mejor nos hace sentir a todos. Es una emoción positiva, contagiosa y que está muy bien vista. Todos los padres queremos que nuestros hijos sean felices y es algo que no deben perder nunca. Os explicamos por qué los niños deben crecer con alegría cada día.

La emoción de la alegría

La alegría es una emoción básica junto al miedo, a la ira, la tristeza, la sorpresa y el asco. Cuando estamos alegres, estamos de buen humor, sonreímos más, vemos todo con más optimismo y nuestra cara refleja bienestar. Manifestamos alegría con todo nuestro cuerpo, con nuestros ojos, nuestro gesto y nuestra postura. La sonrisa, los ojos, los gestos. Una persona alegre desprende felicidad por donde quiera que vaya.

La alegría como actitud ante la vida

La alegría es una emoción que está relacionada con la felicidad, con la buena salud, con sensación de satisfacción y con la diversión. Es una de las más poderosas emociones. Nos une a los demás, ya que cuando estamos alegres queremos compartirlo con las personas que nos rodean. No tiene que ver tanto con lo que tenemos en nuestra vida, sino que es un estado mental, una actitud ante la vida que nos permite amortiguar las partes de más duras de la vida (que las habrá).

Por eso es tan importante inculcar a los niños esta hermosa emoción que tan valiosa les será en la vida. No se trata de no ver las adversidades, ni de estar felices todo el tiempo, ni de no ser realistas. Tampoco se trata de fingir alegría o de hacer como si no pasara nada.

Se trata de que los niños aprendan a ver la otra cara de la moneda, a aprender de los errores, a que pueden pasar cosas malas de las que deberemos aprender. También la alegría les permitirá amortiguar las emociones negativas para poder manejarlas, de aumentar su autoestima, de conseguir sus metas y de que consigan un equilibrio físico y mental. Hasta nuestro sistema inmunitario se transforma y se vuelve más fuerte. En definitiva, la alegría hace que estemos más felices, más sanos y seamos más exitosos.

La alegría les dará a los niños las herramientas necesarias para poder afrontar los problemas a los que tengan que enfrentarse en su vida. Cambiará su percepción de las cosas y no habrá nada a lo que puedan hacerle frente.

La familia como escuela de alegría

La familia es donde los niños aprenden valores, y uno de ellos debería ser la alegría. Que los niños aprendan a ser agradecidos con lo que tienen, que disfruten del momento y de las cosas pequeñas del día a día. Anímales a que hagan lo que les guste.

La familia debe alimentar en los niños las emociones positivas. También es importante que sientan las emociones negativas, si se las evitamos jamás sabrán gestionarlas. La actitud alegre les ayudará a desarrollarse emocionalmente para su vida de adultos. Y ya sabéis que los niños de la mejor forma de la que aprenden es a través del ejemplo. Por que la alegría también se aprende, porque más que una emoción es una decisión.

Por que recuerda… la fuente de alegría debe estar dentro de uno mismo.


Categorías

Consejos, Desarrollo

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.