¿Por qué los niños más pobres tienen mayor riesgo de obesidad?

Por qué los niños más pobres tienen mayor riesgo de obesidad

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Oxford y publicado en el  la revista European Journal of Public Health se ha cuestionado por qué los niños más pobres tienen un mayor riesgo de obesidad en comparación con sus pares más acomodados. El vínculo entre la pobreza relativa y la obesidad infantil resultó ser bastante evidente.

Según ese estudio, a los 5 años, los niños pobres eran casi dos veces más propensos a ser obesos en comparación con otros niños de su misma edad más pudientes. Según el citado estudio, el 6,6% de los niños de familias de la quinta parte más pobre de la muestra eran obesos, mientras que la cifra correspondiente a la quinta parte más rica era sólo del 3,5%. A los 11 años, la brecha se amplia, casi triplicando, con un 7,9% frente a un 2,9%.

Los investigadores examinaron muchos aspectos de los comportamientos ambientales y de salud de los niños. Los factores ambientales se referían aspectos como si la madre fumó durante el embarazo, cuánto tiempo fueron amamantados y si el niño se introdujo a los alimentos sólidos antes de los cuatro meses. También se consideraron otros factores, como el grado en de sobrepeso u obesidad de la madre. Según los investigadores, “la intervención en los primeros años, cuando el entorno familiar tiene influencias  más profundas en el desarrollo saludable de los niños tiene el potencial de ser particularmente eficaz.”

Para evaluar el impacto del comportamiento físico, el estudio comparó la frecuencia de la realización deporte o ejercicio, el juego activo con un padre, horas dedicadas a ver la televisión o jugar en un equipo, los paseos  en bicicleta y la hora de acostarse. También se compararon los hábitos alimenticios, como  si el niño salta el desayuno o el consumo de frutas y bebidas azucaradas.

El estudio encontró que hacer deporte más de tres veces a la semana jugó un papel importante, al igual que acostarse más temprano y el consumo regular de frutas. Sin embargo, el tabaquismo materno durante el embarazo y el IMC de la madre se asoció negativamente con el  peso. En general, el estudio encontró que los marcadores de la forma de vida poco saludable podrían significar  un riesgo adicional del 20% de obesidad para un niño.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *