Por qué mi hija camina con los pies hacia adentro

Por qué mi hija camina con los pies hacia adentro

Si tu hija camina con los pies hacia adentro puede que esté sufriendo un problema de intrarrotación. Seguramente observes que esté desarrollando esta posición y de ambos pies ahora que está comenzando a caminar. O porque observes cómo a los demás niños no estén ante este tipo de problema.

Hay niños y niñas que comienzan a tener este tipo de desviación antes de nacer y otros tienen esta característica de manera natural antes de los 8 años. La intrarrotación se corrige de forma natural, aunque en algunos de los casos no tiene una respuesta consecuente por lo que hay que hacer algún tipo de tratamiento.

Causas de por qué camina con los pies hacia adentro

Diversas desviaciones pueden venir por diferentes causas. Al hacer una exploración por parte de un especialista se puede pronosticar qué tipo de rotación interna está generando esta desviación.

La anteversión femoral es una de las causas de intrarrotación entre los 3 y los 10 años. Se trata de una desviación de las rodillas y los pies hacia dentro generado por una deformación del hueso fémur de la pierna hacia dentro.

Para poder llegar a diagnosticar estar torsión femoral el especialista colocará a la niña boca abajo y se comprobará como es la rotación interna de la cadera. En estos casos se comprobará cómo el fémur mira hacia delante mucho más de lo normal. Estos niños se sientan en el suelo inconscientemente en W, dónde los padres pueden aconsejar que no lo hagan. Este giro y mala postura se tiene que corregir progresivamente y con el tiempo. Si la niña ha cumplido más de 10 años el especialista puede valorar una posible cirugía para corregirlo.

Por qué mi hija camina con los pies hacia adentro

La torsión tibial interna se produce cuando la niña camina con los pies hacia dentro cumplidos los 2 años. Su pronostico se valorará de la misma forma que anteriormente, se colocará a la niña boca abajo y se valorará la rotación de la tibia que será el principal motivo para que los pies giren hacia dentro. Esta torsión suele mejorar con el tiempo, dónde su postura se suele corregir de forma natural.

Tratamiento para la anteversión y la torsión

Seguramente hayamos comprobado que nuestra hija camine con los pies hacia adentro o con alguno de sus pies. Hay que desviar este tipo de consulta a una visita al pediatra. Si se detecta este problema se podrá requerir este problema para hacer otro tipo de valoración. Posteriormente se requerirá la visita de un traumatólogo infantil.

Se hará una exploración completa para valorar la fase de su postura, y en el caso de que en la consulta no se queden aclarados los hechos, se puede pedir que se haga una grabación en vídeo para aclarar mucho mejor cómo esa desviación.

Como hemos reseñado tanto la anteversión femoral como la torsión tibial se suelen corregir sin más con el tiempo. No necesitan de ningún tratamiento, pero si la niña tiene muchos problemas para caminar se puede derivar el problema a un ortopedista. No es conveniente hacer ningún tipo de tratamiento no recetado.

Por qué mi hija camina con los pies hacia adentro

Hay casos en los que se han utilizado zapatos correctivos, zapatos especiales con barras de conexión, cables de torsión o algún tipo de refuerzo. Generalmente no funcionan con gran efectividad porque derivan a otro tipo de problemas dónde puede afectar al ejercicio normal del niño, a sus juegos e interacciones sociales con los demás niños.

Cuando han pasado los años y la niña no ha corregido la postura de sus pies, se la puede derivar a una posible cirugía para poder corregirlo. No hay que preocupare en exceso de este problema de intrarrotación, la niña en sus movimientos o juegos puede tropezar continuamente con este problema, pero con el tiempo se corrige.

Tanto los niños como las niñas que sufren de pies que miran hacia adentro pueden hacer una vida normal y practicar cualquier tipo de deporte. No hay que alarmarse por si esta desviación pueda afectar a un futuro. No es sinónimo de padecer otro tipo de dolencias como artritis, ni que haya problemas en las articulaciones o dolencias en la espalda.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.