Por qué mi hijo respira muy rápido

Mi hijo respira muy rápido

Que los hijos respiren bien, con facilidad y de forma natural, es algo que preocupa mucho a los padres. En el caso de los bebés, puede resultar sorprendente para los padres primerizos y para aquellos que nunca han estado cerca de un bebé. Esto es porque la respiración de los bebés es el doble de rápida que la de un adulto. Como además, su pequeño cuerpo apenas tiene grasa que lo cubra, la respiración es mucho más evidente.

Una respiración rápida en un bebé es algo totalmente normal, no obstante, puede suponer la señal de que algo no está bien. Por lo que, conocer las características y los síntomas de diversos problemas relacionados con la respiración, será fundamental para intervenir a la mayor brevedad en caso de que algo no marche bien. A continuación descubrirás cómo advertir si la respiración de tu hijo se sale de lo normal.

Mi hijo respira muy rápido, ¿es normal?

Por qué mi hijo respira muy rápido

Los bebés tienen que pasar revisiones pediátricas con cierta regularidad, porque así se puede comprobar que el desarrollo del niño es normal. La respiración es una de las cuestiones que nunca pasa desapercibida, es algo rutinario que los pediatras comprueban en cada revisión. Por lo tanto, si tu bebé muestra algún problema respiratorio será el pediatra quién lo advierta rápidamente.

No obstante, es muy importante que controles la respiración de tu bebé para poder observar cambios significativos. De esta forma, si algo pudiera estar ocurriendo, tendrás la posibilidad de acudir a los servicios médicos de urgencia y evitar problemas mayores en la salud de tu bebé. Estas son las señales que deben preocuparte de la respiración de tu bebé.

  • Si aumenta el ritmo de la respiración, superando las 70 por minuto. Lo normal en bebés es de entre 40 y 60 respiraciones, superando esa barrera o por debajo de ella, puede haber algo que no marcha bien.
  • La piel se pone azulada.
  • Observas que los orificios nasales de tu bebé se abren mucho al respirar.
  • En el pecho, el espacio que hay entre las costillas se hunde con cada respiración.
  • Escuchas silbidos cuando el bebé respira.

Si tu hijo respira muy rápido y detectas estos síntomas en tu hijo, debes acudir a la consulta del pediatra de forma urgente. En el caso de los bebés, cualquier problema respiratorio puede agravarse rápidamente si no se trata con rapidez. Aunque puede que no se trate de nada grave, es preferible que sea el médico quién lo determine.

¿Respira mal mientras duerme?

Problemas respiratorios en niños

Otra cosa que ocurre con frecuencia en niños más mayores, es que por la noche tienen problemas para respirar y esto les perjudica para dormir bien. Teniendo en cuenta que el sueño es fundamental para el correcto desarrollo del niño, es muy importante procurar que los hijos tengan un sueño reparador cada noche. Si los problemas de sueño están relacionados con la mala respiración, podrás observar las siguientes características.

  • El niño ronca por las noches.
  • Se le marcan las costillas al respirar mientras está durmiendo.
  • Presenta la piel pálida, a la vez que los labios se ven amoratados.
  • Sufre apneas, es decir, el niño deja de respirar por unos segundos.
  • Suda mucho por las noches.

Todos estos síntomas están relacionados con problemas respiratorios y además de perjudicar el sueño del niño, pueden ser la señal de altera de que algo más ocurre. Cuando el niño tiene problemas respiratorios y no existe causa aparente que lo justifique, como una gripe, un resfriado o una infección estacional, es muy importante realizar los estudios médicos pertinentes con los que obtener un diagnóstico.

Las causas pueden ser muy diversas, como una sinusitis, bronquitis, asma, una otitis, unas amígdalas muy grandes, rinitis alérgica o secuelas de una neumonía mal tratada, entre otros. Sea cual sea la causa, es necesario comprobar cómo afecta al niño para evitar que el trastorno respiratorio pueda derivar en otros problemas de salud más severos. Si tu hijo respira muy rápido y es algo que te preocupa, no dudes en consultar con su pediatra.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.