Por qué mi hijo se despierta a cada rato

Por qué se despierta a cada rato

El sueño de los niños es una de las principales preocupaciones de los padres, porque si el niño no duerme bien, nadie lo hace. La falta de descanso es una importante fuente de estrés, ya que las obligaciones del día no se pueden paralizar solo porque tu hijo ha dormido mal y nadie ha descansado bien esa noche. Es cierto que muchos niños duermen bien desde bebés.

Sin embargo, también es cierto que la mayoría tiene sueños interrumpidos, con despertares a cada rato y dificultad para dormir toda la noche de seguido. Tan normal es una circunstancia como la otra, la diferencia es que lidiar con un sueño interrumpido de forma constante no es nada fácil. Y, aunque sea algo generalmente normal, no es lo mismo si le ocurre a un bebé que a un niño de cierta edad.

¿Por qué el bebé se despierta a cada rato?

En el caso de los bebés es muy frecuente que hacia los 3 o 4 meses de vida comiencen a sufrir interrupciones del sueño. A veces ocurre cuando se cambia al bebé de habitación, porque al pasar por los normales periodos de vigilia, el bebé busca a la madre y al no tenerla cerca sufre por separación. Generalmente esta situación pasa una vez que el bebé se acostumbra a su nuevo espacio, aunque para ello será necesario contar con mucha paciencia y mucho amor.

En ningún caso, debes dejar que tu bebé llore al despertar por la noche, eso solo aumentará su sensación de abandono y las consecuencias a corto y largo plazo puede ser realmente negativas. Si se despierta y te reclama, cógelo en tus brazos, acúnalo y recuerda a tu bebé que estás siempre a su lado, aunque ahora duerma en su propia habitación.

Niños que se despiertan con frecuencia

Niño bostezando

Tampoco es raro que niños con 3, 4 o más años sufran despertares nocturnos, sin embargo, en este caso las causas pueden ser diferentes. Una de las causas más frecuentes de estos continuos despertares en la noche en el caso de los niños, son los conocidos terrores nocturnos. Esta dificultad se da generalmente en niños de entre 3 y 6 años y se cree que están relacionados con episodios de estrés o ansiedad.

Conocer las diferencias entre los terrores nocturnos, los trastornos del sueño y las pesadillas es muy importante. Ya que, en el caso de existir un trastorno que impida que el niño duerma bien, es fundamental acudir a la consulta del pediatra para tratar el problema. Las pesadillas son aleatorias, aparecen casualmente y suelen estar producidas por imágenes o situaciones vividas durante el día, no son constantes ni causan despertares nocturnos frecuentes.

También existen otras causas más comunes por las cuáles un niño se puede despertar a cada rato. El propio ciclo del sueño es una de esas causas que también afecta a los adultos. Otras circunstancias como el cambio de hora, una alta actividad antes de dormir, una cena muy pesada, haber tenido un mal día, excitación por una fiesta vivida, pueden causar que el niño no alcance un sueño profundo y se pueda despertar a cada rato.

Cómo ayudar a tu hijo a dormir mejor

Niña dormida con un oso de peluche

Armarte de paciencia es fundamental en estos casos, porque la falta de sueño produce mucha irritabilidad y es fácil perder la paciencia con el niño de forma injusta. El pequeño que se despierta a cada rato por la noche, no lo hace de forma consciente. Acudir a calmar y atender al niño es esencial, especialmente cuando se trata de un bebé. No existe una norma que se cumpla con todos los niños, porque las circunstancias son muy diferentes en cada caso.

Sin embargo, existen ciertas pautas que puedes seguir para ayudar a tu hijo a dormir mejor. Y así, evitar que se despierta cada rato.

  • Una buena rutina de sueño: Las rutinas son buenas, ayudan al niño a estructurar su día y a su cuerpo a regularse automáticamente preparando al niño para lo que está por llegar.
  • Retira todo aquello que pueda perturbar el sueño: Muchos padres y madres recurren a pequeñas ayudas para que el niño se duerma, como dejar la luz encendida o quedarse en la cama hasta que están dormidos. Lo que ocurre, es que si el niño se desvela y nota la ausencia de esas herramientas, se sentirá extrañado y lo reclamará.
  • Paciencia, amor y firmeza: Que el niño duerma en su cama o en su cuna es beneficioso para él y para toda la familia. Con refuerzo positivo, con cariño y con paciencia, se acostumbrará y podrá dormir más horas seguidas.

Cada niño es un mundo y lo que es normal para unos, no lo es para otros. Evita comparar a tu hijo con otros niños, si los hay que duerman toda la noche es estupendo, el tuyo también lo hará. Respetar los ritmos de cada niño es fundamental para su correcto desarrollo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.