Por qué mi hijo suda mucho cuando duerme

¿Tu hijo suda mucho cuando duerme?

Por lo general, los niños pequeños son mucho más calurosos que los adultos. Esto suele causar que por las noches pasen mucho calor e incluso, que suden mucho cuando duermen. En la mayoría de los casos, se trata de algo causal, por el ambiente, por los tejidos de la ropa de cama o por el tipo de comida que toman los niños a la hora de la cena. Sin embargo, el exceso de sudoración por la noche, puede estar producido por diversas patologías que se deben tratar.

Aunque el niño siga durmiendo plácidamente pese a sudar mucho, llegando incluso a mojar las sábanas o empapar su pelo, es importante descubrir la causa. De esta forma, conseguirás que el sueño de tu hijo sea de mayor calidad. ¿Quieres saber por qué tu hijo suda mucho cuando duerme? Vamos primero a descubrir las posibles causas y en ellas, quizá encuentres la solución a este problema.

Niño que suda mucho cuando duerme, causas posibles

Nene durmiendo plácidamente

Según indican los estudios realizados al respecto, el exceso de sudoración por la noche afecta en mayor medida a los niños que a las niñas, lo que puede tener una causa hormonal. Se estima que al menos, el 12 por ciento de la población infantil suda mucho cuando duerme. Pero algo más curioso todavía, es descubrir que el exceso de sudoración no impide que el niño continúe con su sueño.

Para cualquier adulto, despertarse con la almohada mojada o notar el sudor en el cuerpo, sería una interrupción del sueño. Por lo que, aunque el niño continúe durmiendo con ese exceso de sudoración, lo más probable es que su sueño no sea reconfortante, ni tan placentero. Es decir, el niño puede levantarse cansado, aturdido, como si no hubiera dormido lo suficiente.

Estas son las causas más frecuentes del exceso de sudoración en niños por la noche:

  • La temperatura ambiental: Tener la calefacción muy alta o la habitación poco ventilada, puede provocar que el niño pase calor y sude mucho cuando duerme.
  • Exceso de ropa de cama: Edredones demasiado gruesos, mantas excesivas o sábanas demasiado cálidas. Utiliza sábanas de algodón y mantas o edredones de diferentes grosores teniendo en cuenta la climatología del momento.
  • Una cena demasiado copiosa: Normalmente, los niños suelen cenar poco antes de ir a dormir, lo que significa que el proceso de digestión continúa en la cama. Esto puede provocar un exceso de sudoración, además de molestias en el estómago. Procura que la cena de los niños sea ligera y de fácil digestión, aquí te dejamos algunas ideas de cómo debe ser la cena de los niños.
  • Demasiada actividad antes de dormir: Una buena rutina de sueño incluye una bajada de la actividad al menos una hora antes de dormir. De lo contrario, el niño mantiene un ritmo energético muy elevado que le produce exceso de sudoración mientras duerme.

Patologías, cuándo acudir al pediatra

Apnea del sueño en niños

Aunque en la mayoría de los casos las causas son ambientales, como las descritas, existen otras posibles causas que debe analizar el pediatra. La apnea del sueño es una de esas patologías que puede provocar que el niño sude mucho mientras duerme. También otros problemas como enfermedades respiratorias, problemas de piel o cardiopatías congénitas, entre otras.

No obstante, lo más probable es que el niño sude mucho mientras duerme por otros motivos más sencillos. Prueba a ventilar la habitación, utiliza ropa de cama más fresca o introduce cambios en la rutina de sueño de tus hijos para comprobar si mejora la situación. En caso de que detectes otros problemas o este no mejore con los cambios propuestos, pide una cita con el pediatra para que pueda realizar una valoración.

Recuerda ante todo, que cada niño es muy diferente y algunos sudan más que otros, no solo durante la noche. Si tienes un hijo caluroso, que suda mucho cuando duerme, procura que su actividad por la tarde sea más relajada, que tome una ducha templada antes de dormir o que tome cenas frescas y ligeras. Lo importante es que el niño duerma bien y se levante descansado, aunque sea con exceso de sudoración.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.