Por qué mienten los niños

Mentiras en los niños

Las mentiras en los niños son bastante habituales y muy frecuentes, sobre todo entre los dos y los cuatro años de edad. Aunque muchos padres se preocupen por este tipo de conducta, la verdad que el mentir es algo normal en el desarrollo de los niños. Es verdad que el decir mentiras es algo que no está bien y que está mal visto a nivel social, pero en el caso de los niños ello puede significar un desarrollo óptimo a nivel cognitivo.

Las mentiras en los niños ayudan a que puedan empezar a desarrollar diversos sentimientos como la empatía. Acto seguido te hablamos un poco más de las mentiras en los niños y si hay que preocuparse por las mismas.

Las mentiras en relación con la edad

No es lo mismo la mentira de un niño de tres años, que la de uno de seis años de edad. En el caso de las mentiras de niños pequeños, las mismas suelen ser graciosas y sin maldad ninguna. Con el paso de los años, las mentiras suelen ser conscientes y una conducta que hay que corregir lo más pronto posible.

A un niño pequeño le cuesta defender su mentira, mientras que a partir de los siete u ocho de años de edad, son capaces de ocular una mentira a sus padres o a otras personas cercanas. Sin embargo y a carecer de empatía, los pequeños mienten por interés propio mientras que los más mayores se pueden llegar a sentir mal por haber mentido a alguien importante en sus vidas.

Según algunos estudios, los niños al llegar a la adolescencia son más propensos a mentir, sobre todo a sus padres y los profesores. En la mayoría de las ocasiones, tales mentiras versan sobre temas como el sexo, el dinero o los estudios. Con el paso del tiempo, dichas mentiras pueden llegar a ser piadosas y sin maldad alguna y otras que pueden hacer daño a ciertas personas y no ser aceptadas de manera social.

Mentiras en los niños

¿Hay que preocuparse si mi hijo miente?

En un principio, las mentiras de los niños no deberían ningún tipo de preocupación para los padres. Las mentiras no son algo exclusivo de los niños y es que raro el adulto que no ha mentido alguna vez en su vida. En la mayoría de los casos, el niño cuando miente lo hace sin intención ninguna de dañar a nadie. Si el padre observa que cuando su hijo miente lo hace a propósito y con otra serie de actos totalmente inapropiados, debe acudir a un profesional.

En muchas ocasiones, las mentiras son síntomas bastante evidentes de que el niño o el joven puede llegar a sufrir un trastorno de conducta mucho más grave como es el caso del TDAH. Los padres también deben empezar a preocuparse en el caso que las mentiras sean usadas con el fin de esconder otro tipo de problemas de carácter mental. En tales casos es importante el acudir a profesionales que sepan aclarar si las mentiras propias del niño son el indicio de que puede sufrir un problema mental.

Las mentiras como parte del desarrollo en los niños

Como ya te indicábamos antes, el mentir es algo habitual en la mayoría de niños y que forma parte del buen desarrollo de los más pequeños de la casa. Es bastante normal que con el paso del tiempo, dichas mentiras vayan remitiendo. Si observas como las mentiras de tu hijo van a más, es recomendable el acudir a un experto en salud mental. En muchas ocasiones, detrás de las mentiras puede haber un problema de conducta bastante serio y grave.

En definitiva, si tu hijo de corta edad te miente, debes darle la importancia justa y necesaria. No hay el por qué preocuparse, ya que a determinadas edades los niños usan las mentiras como parte de su desarrollo. Siempre que sean mentiras sin importancia, los padres pueden estar absolutamente tranquilos.  


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.