Por qué no debemos esconder nuestras emociones a los niños

Solemos escondernos de los niños para que no nos vean llorar o sufrir. Pensamos que le estamos haciendo un favor para que no nos vean tristes y así no tener que darles explicaciones. Pues déjame decirte que es contraproducente esconder nuestras emociones a los niños tanto para ellos como para los padres.. Ahora os explicamos el por qué.

¿Por qué ocultamos las emociones negativas a los niños?

Quizás por querer protegerles de los problemas de los adultos o para que no se traumaticen, fingimos o escondemos nuestras lágrimas delante de los niños. La tristeza es una de las emociones “negativas” que más solemos esconder. Digo negativas entre comillas ya que no es una emoción mala sino que la tristeza se vine de una forma negativa de ahí su clasificación. La tristeza tiene su función como todas las demás emociones.

¿Qué provocamos al esconder nuestras emociones a los niños?

Lo que estamos enseñando a los niños reprimiendo nuestras emociones, y a mostrar una cara alegre cuando en realidad estamos tristes, es justamente a eso: les enseñamos a reprimir las emociones y no saber gestionarlas. Les estamos privando de la inteligencia emocional necesaria para enfrentarse a las adversidades de la vida y les estaremos mostrando una vida irreal donde solo hay felicidad.

Si un niño ve que su padre o a su madre está triste pero se esconde, aprenderá a hacer lo mismo. Esconderá sus emociones para así proteger a los demás y a sí mismo, y creyendo que la tristeza se irá por sí sola. Cuando lo único que está consiguiendo es limitar su desarrollo emocional para gestionarla, ya que la tristeza tiene una función y si no se gestiona bien quedará ahí dentro de ti y saldrán en forma de síntomas físicos. No estarán afrontando la tristeza sino que se estarán escondiendo de ella.

Esto también tiene consecuencias para el que las esconde. Al reprimir las emociones negativas y fingir que estamos bien, estamos tapando algo que tiene que salir. Al hacer esto nos sentiremos mucho peor que sintiendo la emoción en sí. Como ves no tiene nada de bueno ni para ti ni para tus hijos que escondas las emociones delante de ellos.

Función de la tristeza

Como hemos visto antes todas las emociones tienen su función, y la tristeza no podía ser menos. Su función es principalmente adaptativa, un recurso que tenemos los seres humanos para afrontar las situaciones de adversidad. Veamos que más funciones tiene la tristeza:

  • La tristeza nos hace pensar y poner en duda nuestro sistema de creencias, para modificarlos por otros más adaptativos.
  • Nos permite poner toda nuestra energía hacia nosotros mismos, favoreciendo la introspección y autoprotección. Nos permite escucharnos.
  • Mejora la relación con los demás, ya que la tristeza hace que las personas más cercanas presten más atención. Fomenta la conducta de ayuda.
  • Los síntomas visibles de la tristeza envían información a los demás de que no estamos bien.

Educación emocional

Para enseñar a nuestros hijos educación emocional tenemos que enfrentarnos a la tristeza. Enseñarles que todos sentimos emociones, que no tenemos nada de malo por sentirlas, que tienen una función y que cuando la cumplan desaparecerán.

Los niños vivirán tanto situaciones positivas como negativas, y tienen que saber afrontarlas de igual forma. Deben aprender que las adversidades forman parte de la vida y del aprendizaje.

Así que permitámonos sentir nuestras emociones que representan nuestra humanidad. Eliminemos el censo que tiene la sociedad a expresar emociones negativas con frases tipo: “no llores”, “los chicos grandes no lloran”, “llorar es de débiles”… permitámonos sentir y dejar que las emociones hagan su cometido y se vayan. Si no se incrustarán dentro de nosotros y explotarán de la peor forma. Deja que fluyan y que sigan su camino. Que esta nueva generación de niños vean las emociones como algo habitual, y les evitaremos mucho sufrimiento.

Porque recuerda… al ocultar nuestras emociones hacemos daño a nosotros mismos y a los demás.


Categorías

Consejos, Desarrollo

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.