Por qué no hay que decir mentiras a los hijos

Beneficios de los abrazos

Los padres tienen un hábito muy feo respecto a sus hijos y no es otro que el mentir. Aunque son pocos los padres que lo terminan admitiendo, la verdad es que hay mentiras muy extendidas en el ámbito familiar como es el caso de “si no te duermes temprano, vendrá el coco por ti” o “si no te comes todo, no vas ser grande ni fuerte”. Mentir no está nada bien y mucho menos a los hijos. Aunque puedan parecer mentirijillas sin apenas importancia, la verdad es que los expertos en el tema piensan todo lo contrario.

El mentir a los hijos puede provocar serios problema en el desarrollo de los pequeños sobretodo a nivel emocional y social. Acto seguido te explicamos el por qué no se debe mentir nunca a los hijos.

Las famosas mentirijillas de los padres

Los padres se excusan a la hora de mentir con el famoso término de mentirijillas. Sin embargo, debes saber que por muy pequeñas que sean dichas mentiras pueden afectar de una manera negativa al desarrollo del pequeño. Este tipo de comportamiento de los padres está conectado al confort de ellos y no al beneficio de los hijos. Con dichas mentirijillas, los adultos evitan hablar con sus hijos de temas complicados como es el sexo o la muerte. Se prefiere mentir antes que afrontar la realidad y explicar claramente a los hijos dichos temas.

Las mentiras hacen mella en los hijos

Como ya comentan los profesionales, mentir de manera habitual a los hijos puede tener efectos negativos en el desarrollo del niño. Si se le miente a un niño, el pequeño lo verá como algo normal y comenzará también a mentir. Un niño que recibe una educación a base de mentiras se va a volver egoísta y manipulador.

La desconfianza en los padres es otra de las consecuencias del mentir ya que los hijos acaban descubriendo la verdad y dejan de confiar en sus propios padres, a la hora de contarles diferentes asuntos ya sean relativos a su vida o a los estudios. Para ello prefieren el buscar consejos y respuestas en sus amigos o en su entorno más cercano.

hijos desmotivados

Contar la verdad

A la hora de contarle la verdad, es importante tener en cuenta la edad que tiene el niño. Los padres deben ser claros en todo momento y no usar ningún tipo de evasivas. No hay que ponerse nervioso en ningún momento y responder a todo lo que pregunte el pequeño.

Si le cuentas la verdad en todo momento y evitas las mentiras, tu hijo confiará en ti plenamente y no tendrá que acudir a nadie para que le cuente la verdad. Hay determinados temas que hay que hablarlos a una cierta edad y cuando el niño tenga el grado de madurez suficiente para comprenderlo.

Si son demasiado pequeños, no saben diferenciar las mentiras de las verdades. A medida que van creciendo ya se van dando cuenta de si sus padres dicen la verdad o por el contrario están mintiendo. Durante dicha edad es cuando hay que tener especial cuidado ya que si tú le mientes, él te puede mentir la próxima vez y caer en una red de mentiras que puede hacer bastante daño a la familia en general.

Como conclusión hay que indicar que nunca hay que mentirle a un hijo, por muy mentirijilla que sea. Hay que decirle la verdad siempre aunque en algunas ocasiones el tema a tratar pueda llegar a resultar embarazoso y avergonzarte. Es importante el empatizar todo lo que se pueda con el niño y sentir como se siente al descubrir le ha podido mentir. El engaño no lleva a nada bueno y solo complica las cosas. No hay nada mejor que el educar a los hijos desde la verdad y la mayor claridad posible, no debe haber en ningún momento mentiras que puedan deteriorar la relación existente entre los padres y los propios hijos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.