Por qué no obligar a dar besos a los niños

no obligar a niños a dar besos

En nuestra cultura nos saludamos con besos tanto con familiares y amigos cuando nos encontramos. Para los niños los besos son muestras de cariño y afecto, y no se los dan a cualquiera. El problema viene cuando queremos que nuestros hijos saluden de la misma forma que nosotros y les obligamos a dar besos a desconocidos.

Podemos estar haciendo aprendizajes negativos a pesar de nuestra buena intención. Vamos a tratar porque es mejor no obligar a dar besos a los niños como forma de saludo.

Respeto

Los niños tienen derecho a ser respetados y a que se expresen cuando quieran. Si no les sale dar un beso o un abrazo que no los den. En lugar de decir “¡Dale un beso a la prima del pueblo!”, viendo que el niño/a se muestra reacio, sería mejor preguntarle “¿Quieres darle un beso a la prima?”. Y que el niño decida si quiere o no darlo.

Tenemos tan asociado los adultos las muestras de afecto como saludo, que lo vemos como algo normal. La diferencia es que nadie nos obliga a hacerlo, lo hacemos de manera voluntaria. Los niños se merecen ser respetados en cómo quieren relacionarse con otras personas.

Cuantas veces por quedar bien o por mostrar que nuestros hijos son educados les obligamos a dar besos y abrazos, ignorando sus sentimientos. No serán maleducados por no dar besos, no caigas en el chantaje emocional. La educación se puede mostrar en muchos otros niveles que dando besos.

Se aprende a socializar de muchos formas pero una de ellas no es forzando, ya que puede ser contraproducente. Hay muchos inconvenientes que les estamos causando a nuestros hijos al forzarles en estas situaciones.

Respeta su espacio vital

Las personas tenemos nuestro espacio vital, que es ese espacio que está entre nosotros y los demás. Nos ofrecen seguridad. Los niños también tienen su espacio vital, por eso no quieren acercarse a personas que no les de confianza o desconocidos.

Se les puede enseñar a saludar diciendo hola, y según vaya creciendo o ganando el confianza verá que se trata de un beso social. Pero que sea el niño/a quien así lo decida dar o no.

no forzar niños a dar besos

Es su cuerpo, no el tuyo

Deben aprender que su cuerpo el suyo y que no deben hacer nada para satisfacer a nadie. Son los dueños de su cuerpo. Así como nosotros como adultos les ponemos límites, ellos también tienen los suyos propios. Si les obligamos a dar muestras de cariño les estaremos diciendo que no tienen control sobre tu cuerpo, y que tienen que satisfacer a otros a cualquier coste.

Además les mandamos mensajes contradictorios. Por un lado les decimos que no hablen con extraños, y por otro les obligamos a dar besos a gente desconocida para él. ¿Qué pensará el niño?

Beneficios de no obligar a dar besos a los niños

  • Al respetar su decisión les permite autorreafirmarse y que en el futuro no caiga en el chantaje emocional.
  • Aprender a ser dueños de su cuerpo.
  • Les permitirá marcar límites con desconocidos con malas intenciones.
  • Mejoramos su autoprotección.
  • Serán más selectivos en a quien se acercan.

Cómo reaccionar

Ante un momento de encontrarse con alguien desconocido para el niño por la calle, lo mejor es actuar de forma normal. Dejar pasar unos 5-10 minutos para que el niño pierda la vergüenza. La persona puede interactuar con el niño para crear un clima de confianza y una vez terminada la conversación preguntarle al niño si quiere despedirse con un beso, y que el niño decida. Si desde el momento uno les obligamos a dar un beso el niño probablemente se cerrará en banda.

Resumiendo, no debemos obligar a nuestros hijos a dar besos para no ofender a nadie. A la primera persona que debemos respetar es a los más pequeños. Está perfecto socializar y convivir, pero eso los niños lo van aprendiendo a través de la observación y lo asumirán como cultural a su debido momento.

Por que recuerda…respetar los tiempos de los niños es mucho más ventajoso para ellos que obligarlos a “quedar bien” o “parecer educados”. Lo primero son ellos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.