¿Por qué tienen rabietas? Compréndelas y ayúdales a gestionar

Un niño con rabieta

Hemos hablado en diversas ocasiones de la forma en la que puedes manejar las rabietas, dándote consejos para controlarlas. Sin embargo, es importante comprender por qué se producen las rabietas a la hora de saber enfrentarlas.

Esta es la mejor manera de ayudar a nuestros hijos para conseguir un buen desarrollo y facilitarle el aprendizaje sobre la gestión de sus emociones.

¿Qué es una rabieta?

Una rabieta es una explosión de emociones, que puede desembocar en pataleos, agresividad o llanto. En ellas el niño expresa su ira y su oposición sobre algún estímulo que ha recibido. Se muestra terco, desafiante y colérico y negativo, el tipo de comportamiento que ningún padre está dispuesto a tolerar, mucho menos si se produce en público. Sin embargo es de vital importancia que no se tomen represalias al respecto de una rabieta, ya que podría producir confusión y dañar su autoestima.

rabieta

A veces es muy difícil manejar una rabieta, se pueden producir en el lugar y momento menos oportuno.

Nuestros hijos están aprendiendo sobre el mundo que les rodea. Las rabietas se producen a partir de los 18 meses, cuando el niño empieza a gestionar toda la información que recibe y trata de expresar su propia reacción a los estímulos, enfrentándose a los límites comunicativos, propios de su edad. Es por esto que debes saber que si tu hijo tiene rabietas es que está desarrollando correctamente su sistema cognitivo.  Son normales hasta los 4 años de edad.

¿Por qué se producen?

Como ya hemos dicho, las rabietas nos muestran un buen desarrollo del sistema cognitivo de nuestro hijo. Es a esta edad cuando empieza a desear su propia autonomía y su independencia. Esto en contraposición con el descubrimiento de sus propias limitaciones, les genera frustración y deben aprender a gestionarla poco a poco.

Las rabietas

Las rabietas se producen como consecuencia de esta frustración que aún no son capaces de manejar por sí mismos. Es la forma que ellos tienen de poder expresarse, y esa es una habilidad social imprescindible, la capacidad de expresión.

¿Por qué son necesarias?

Éstas son un indicativo del buen desarrollo de nuestro hijo. Detrás de ese comportamiento exasperante, se esconde la realidad del crecimiento personal del niño. Tiene que desarrollarse como persona independiente y aprender a expresarse, superando sus limitaciones lingüísticas y controlando su comportamiento, poco a poco.

Las rabietas

Es importante que los padres entendamos que las rabietas son parte importante y necesaria en el proceso de crecimiento de nuestros hijos. Ello nos aportará la paciencia necesaria para manejarlas de una forma respetuosa. Fundamentalmente, lo realmente básico es que se trate al niño de una forma serena, respetuosa, para que pueda aprender a gestionar su frustración, canalizarla y encontrar otras vías de expresión, de una forma gradual y constante.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.