Por qué tu hijo no te escucha y cómo conseguir que lo haga (I)

Por qué tu hijo no te escucha y cómo conseguir que lo haga

 ¿Te has preguntado alguna vez por qué tu hijo no te escucha y qué puedes hacer para conseguir que lo haga? Que los niños hagan como que no escuchan o que realmente no se enteren de lo que les dices es algo común. Sin embargo, no por común deberíamos decir que es normal.

Muchas madres y padres (abuelas, abuelos y otros cuidadores) se encuentran ante la desafiante situación de un niño al que hay que repetir las cosas una y otra vez. Hay quien recurre a los gritos, hay que opta por las amenazas y hay quien pasa directamente a decir las cosas por las malas cansado de comprobar que por las buenas (desde su punto de vista) no se consigue nada. Entender por qué los niños no escuchan es fundamental para saber qué hacer para conseguirlo. A continuación te cuento las claves de comunicación para conseguir que tu hijo te escuche.

5 motivos por los que tu hijo no te escucha

Piensa en las siguientes situaciones. Si eres de las que piensa que su hijo no escucha seguro que te ves reflejada en alguna de las siguientes circunstancias.

Por qué tu hijo no te escucha y cómo conseguir que lo haga

Dices demasiadas cosas

Ser breve, concreto y conciso es fundamental para que el niño entienda lo que le quieres decir. Si le dices muchas cosas es probable que se haga un lío. Ten en cuenta que él también tiene en la cabeza otras cosas, que está pensando en lo suyo.

Lo mismo ocurre si utilizas expresiones complejas o palabras que se salgan del vocabulario del niño. Si el niño no entiende el mensaje es difícil que atienda. Y si siempre ocurre lo mismo, directamente el niño no se esforzará en intentar entender.

Tu hijo está haciendo otra cosa

Si tu hijo está haciendo otra cosa es fácil que no oiga. El poder de concentración de un niño cuando está haciendo algo que le gusta es increíble, a veces incluso incomprensible para muchos adultos. Si le gritas para que salga de su ensimismamiento solo conseguirás enfadarlo y que la rabia funcione como pantalla.

Tienes que respetar la individualidad de tu hijo y aceptar que no está ahí solo para atender tus demandas. Tu hijo tiene vida propia e intereses independientes. Si necesitas algo de él o quieres pedirle que haga algo es necesario que respetes y facilites la transición.

Por qué tu hijo no te escucha y cómo conseguir que lo haga

Hablas con él mientras haces otra cosa

Si no te paras a hablar con tu hijo y dejas de hacer lo que estés haciendo es probable que el niño no entienda que estás hablando con él. Es más, es probable que ni siquiera le des el mensaje claro y/o correcto.

Si quieres que tu hijo te respete da ejemplo y respétale tú a él primero. ¿No se merece tu hijo que pares un minuto para hablar con él, especialmente si eres tú quien lo reclama?

Le criticas mientras le hablas

¿Presta tu atención a quien te quiere decir algo y te critica por todo mientras lo haces? ¿Por qué iba a hacerlo tu hijo?

Si constantemente criticas su actitud, lo que hace, su forma de reaccionar y su elección de ocupación del tiempo libre, entre otras cosas, lo único que vas a conseguir es reforzar su actitud. Ese no es buen camino.

Te pasas el día mandando en plan sargento

Si te pasas el día ordenando al niño que haga las cosas en plan sargento es muy probable que el niño huya e intente por todos los medios no oírte. Y para ello hará todo tipo de cosas, desde hacerse el loco a poner el volumen del televisor o el reproductor de música alto, por poner algunos ejemplos.

A nadie le gusta que le den órdenes, y más si se hace gritando. Es más, a medida que el niño se haga mayor él también querrá imponer su criterio, y lo hará a voces y por las malas.

Por qué tu hijo no te escucha y cómo conseguir que lo haga

Cómo conseguir que tu hijo te escuche

En la segunda parte de este artículo te explicaré qué hacer para que tu hijo te escuche. ¡No te lo pierdas!

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *