Porque el alcohol no debe estar presente en la familia

En nuestra sociedad el alcohol está completamente normalizado. Se encuentra presente en las celebraciones y eventos de todo tipo, y no se concibe una sin que haya alcohol de por medio. Es algo habitual para todos, que nuestros hijos también están aprendiendo. No podemos cambiar la sociedad en la que vivimos pero que si podemos hacer cambios en nuestra casa donde se reflejen los valores que queramos enseñar a nuestros hijos. Veamos porque el alcohol no debe estar presente en la familia.

El alcohol, un imán para los problemas

El alcohol se suele asociar a pasarlo bien, a celebraciones, a felicidad y a estar bien. Se nos enseña que para pasarlo bien hay que beber, que no hay celebración sin alcohol y que el alcohol es algo bueno. Estará presente en todas las casas en estas fiestas, porque es algo que tenemos muy arraigado en nuestra cultura. Incluso cuando estamos pasando por un mal momento intentamos beber como si las penas flotaran y lo único que conseguimos es anestesiarnos y agravar más el problema.

Porque el alcohol trae problemas y muchos. Tiene un efecto desinhibidor que nos hace perder el control en cierta parte de lo que decimos y hacemos. Cosas de las que el día siguiente seguramente nos arrepintamos. Problemas de conducta, malos entendidos, broncas, palabras hirientes, agresividad, violencia… el alcohol en lugar de alegrarnos la fiesta, nos la suelen fastidiar por situaciones desagradables que se crean a raíz de beber alcohol. Sin hablar de las famosas resacas que nos hacen perder días enteros (o más) para recuperarnos.

Además el alcohol es un gran depresivo del sistema central nervioso, por eso después de una larga noche de fiesta al día siguiente estamos tristes, nos sentimos culpables y melancólicos sin razón aparente. Es efecto del alcohol qué igual que nos pone eufóricos, nos crea mini fases de depresión para compensar los efectos que causa en nuestro cerebro. Puede ocasionar problemas de adicción graves que afectarán a todo el seno familiar. Un montón de problemas que podrían prevenirse con una correcta idea del uso del alcohol.

El alcohol en la familia

Nuestra generación ya hemos crecido con el alcohol presente en todas las celebraciones, y las nuevas generaciones este problema se está agravando. Ya solo se reúne para beber. En un intento de agradar al grupo, seguir a la manada o por necesidad de aceptación, los adolescentes siguen los patrones que hacen los demás aunque no sean los correctos.

No podemos modificar la cultura ni la sociedad, pero donde si podemos actuar es en nuestros hogares. Qué valores queremos inculcar en nuestros hijos. Ya sabéis que el ejemplo es uno de las formas de aprendizajes más poderosas con las que contamos las personas, y si en casa tus hijos ven tu relación con el alcohol ellos también la aprenderán. Será como un elemento de prevención para que los adolescentes no consuman drogas. Ya desde niños nos vamos creando una opinión de las cosas según lo que vemos en los adultos que nos rodean, y llegada la adolescencia afectará su opinión al respecto para ver como se relaciona con el alcohol.

No significa que haya que suprimir todo el alcohol del mundo, pero si ver cómo nos relacionamos, cuál es nuestra opinión y como hablamos sobre el alcohol. Podemos beber pero con moderación, y con una relación sana y responsable. Nunca instigar a que los jóvenes beban, ni fomentar su consumo.

Recordemos que el alcohol tiene efectos nocivos en los adolescentes, en sus cerebros todavía en proceso de maduración, que puede producir efectos irreparables.

Porque recuerda… no podemos cambiar la sociedad, ni elegir los amigos y gustos de nuestros hijos. Pero si podemos darles un ejemplo de cómo relacionarse de forma sana con el alcohol para que no se convierta en un problema.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Salud

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.