¿Porqué es tan importante leerle cuentos a mi hijo?

Hay algunos padres a quienes los cuentos clásicos les parecen crueles y que los valores que transmiten no son los más adecuados, como por ejemplo, los roles de género estereotipados.

No sólo hay papás que opinan de esta manera. Algunos pedagogos, psicólogos y profesionales afines no apoyan la lectura de los cuentos clásicos. Las historias originales tienen pasajes que para muchos pueden ser macabros como que el lobo se comiera a la caperucita, o a dos de los cerditos. O que las hermanastras de la cenicienta se cortaran los dedos para poder calzar las zapatillas de cristal, o cortar a un lobo por la barriga para salvar a los siete cabritos. Sin embargo, las ediciones que han llegado a nuestras manos están más suavizadas y los finales “fuertes” han sido cambiados, como en las versiones de Disney, que eliminan la “sustancia” de la historia.

Bruno Bettelheim, en su libro “Psicoanálisis de los cuentos de hadas” rescata y analiza la utilidad de ellos en el proceso de maduración y comprensión de la realidad de los niños. Para este autor los clásicos “enfrentan al niño con realidades duras, que constituyen conflictos básicos humanos”. “Estos cuentos hablan de los fuertes impulsos internos de un modo que el niño puede comprender inconscientemente y le ofrecen ejemplos de que las dificultades que lo apremian son superables”.

Los cuentos recogen, a través de siglos de repetición y refinamiento, los problemas y angustias existenciales que vivencian los niños: la necesidad de ser amado, el temor al abandono, el miedo a la muerte, el deseo de vivir eternamente. Al mismo tiempo, ofrecen soluciones que están al alcance del nivel de comprensión del niño e indican, de manera muy general, que lo único que nos puede ayudar en la búsqueda de sentido es la formación de un vínculo realmente satisfactorio con otra persona.

bbpedia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *